Política

Nacionalizar energía y que se vaya Fenosa

* Presidente de INE más cauteloso reflexiona sobre cuánto podría costar a los nicaragüenses que Unión Fenosa se vaya del país

Ary Pantoja

En un aparente consenso parlamentario, el diputado sandinista y primer vicepresidente de la Asamblea Nacional, René Núñez, y el jefe de la Bancada Azul y Blanco, Miguel López Baldizón, coincidieron ayer en que la mejor solución a la actual crisis energética es devolver al Estado la administración del sistema energético del país y que se vaya Unión-Fenosa.
Tanto Núñez como López Baldizón se mostraron contrarios a aprobar el proyecto de ley que con carácter de urgencia envió a la Asamblea Nacional el presidente Enrique Bolaños, mediante el cual pretende entregar a la empresa española de distribución de energía nueve millones de dólares en carácter de subsidio, a fin de suspender los racionamientos de energía.
Para ninguno de los dos parlamentarios la entrega de dicho subsidio resuelve el problema de los apagones.
“Hay que revisar el contrato y si se demuestra que hay incumplimiento del contrato por parte de Unión-Fenosa, yo creo que hay que despacharla”, expresó el diputado Miguel López Baldizón. Éste agregó que con la actual crisis energética “se demuestra que la privatización de un servicio público no ha sido la mejor decisión y no ha tenido los mejores beneficios para la población; al contrario, empeoraron los servicios de manera drástica”.
Nacionalizar es la solución
Al consultarle sobre la posibilidad de nacionalizar nuevamente los servicios de energía, López Baldizón no dudó en responder.
“Yo tomaría la misma decisión que tomaron los dominicanos, sacar esta empresa y que vuelva nuevamente a ser una empresa del Estado, con una visión social; porque en el contrato se ha demostrado que ni las generadoras, ni las distribuidoras han cumplido con las inversiones estipuladas”, expresó.
Citarán a plenario
el martes
Por su parte, el primer vicepresidente del Parlamento, René Núñez, no descartó la posibilidad de retornar la administración de la energía al Estado nicaragüense a través de la aprobación de una ley y, al igual que López Baldizón, rechazó la aprobación de los nueve millones de dólares para Fenosa.
“Existe la posibilidad de regresar la responsabilidad de la energía al Estado, a través de una ley”, expresó Núñez, quien insistió en rechazar la emisión de bonos a favor de Fenosa.
“La intención de emitir bonos de deudas de parte del Estado, con un plazo de 12 meses, afecta la Ley de Deuda Pública y el Presupuesto General de la República, porque trasciende de un presupuesto a otro y de un gobierno a otro, de modo que difícilmente ese tipo de propuesta se podría apoyar”, señaló.
Para Núñez, la solución viable en este momento sería “darle los bonos a la Empresa Nicaragüense de Electricidad (ENEL), para que con ese dinero importe la energía que se requiere para suplir el déficit y resolver el problema de los apagones”.
A esta propuesta, dijo Núñez, reaccionaron los representantes de las empresas generadoras, aduciendo que los nueve millones de dólares no son para importar energía, sino para pagar una deuda de energía consumida.
“De modo que con este proyecto de ley que envía el gobierno no se está resolviendo el déficit energético, sino que sirve para solventar las necesidades financieras de los generadores”, dijo Núñez.
Núñez, junto a Orlando Tardencilla y Eduardo Mena, asistió ayer a la reunión de Junta Directiva de la Asamblea, donde se analizaría el proyecto de ley para luego convocar a plenario para mañana viernes, sin embargo, sólo los tres llegaron, y al no haber quórum para reunirse debieron convocar a reunión de directiva para mañana.