Política

“Es difícil hablar de un fraude”

El representante del Centro Carter en Nicaragua, Jaime Aparicio Otero, considera difícil que durante las próximas elecciones se produzca un fraude. “No estoy diciendo que sea imposible, pero es difícil”. Anotó que, en todo caso, es la cantidad de observadores imparciales y la movilización de la sociedad la que evitaría anomalías de este tipo. Opina que los nicaragüenses deben transformar varios aspectos del engranaje electoral, pero no corresponde a los organismos de observación influenciar o imponer en ese sentido. Por ahora, “esto es con lo que contamos, y con esto hay que hacer las elecciones”

Ary Pantoja

Una reforma total al sistema electoral nicaragüense es la principal recomendación del ex embajador boliviano Jaime Aparicio, jefe de la Misión de Observación Electoral del Centro Carter, sin embargo, considera que debe realizarse después de los comicios generales del próximo cinco de noviembre.
Aparicio considera poco oportuno reformar las normas electorales en pleno proceso electoral. Aunque reconoce que las autoridades del Consejo Supremo Electoral (CSE) “han ido cumpliendo con las recomendaciones” que hace un mes hizo el Centro Carter, cree que en el último informe preelectoral “hay cosas que todavía se pueden mejorar”.
El problema recurrente de la cedulación de miles de ciudadanos, que aún no tienen su documento de identidad, así como el partidismo de las estructuras electorales son aspectos que preocupan a ese organismo, en lo que coincide la Misión de Observadores de la Organización de Estados Americanos (OEA).
Respecto de las críticas a los observadores internacionales formuladas por el secretario general y candidato presidencial del Frente Sandinista (FSLN), Daniel Ortega, dijo que tienen interés de reunirse con Ortega, a su regreso de Cuba, para conocer su opinión respecto de la Misión de Observadores que encabeza el ex presidente de Estados Unidos Jimmy Carter.
El jefe de la Misión de Observadores de la OEA rindió un informe recientemente en el que señala ciertas anomalías en el proceso electoral nicaragüense, ¿ustedes comparten estos criterios?
Hemos escuchado el informe de la OEA. Hace tres semanas ha estado en Nicaragua el ex presidente (Jimmy) Carter, él distribuyó un documento (informe) donde están los puntos que deben mejorarse respecto a las próximas elecciones.
Ésta es una Misión de Observación, no tenemos ninguna autoridad para imponer o decidir nada, simplemente, a invitación del gobierno (de Nicaragua), estamos observando que se cumplan las reglas y los estándares internacionales de una elección que refleje la voluntad del pueblo nicaragüense.
En la reunión del presidente del CSE, Roberto Rivas, con el ex presidente Carter se han manifestado las preocupaciones del Centro, y el presidente (del CSE) Rivas ha aceptado brindar solución a estas inquietudes. Algunas se han ido cumpliendo.
Hay que distinguir entre los temas que tienen que ver con la elección, los problemas que se van presentando de aquí a las elecciones, porque los problemas no sólo surgen el día del voto, sino también con anterioridad.
Hay otro tema que no nos compete a nosotros, sino al Gobierno, a las autoridades y al pueblo nicaragüense, que son las reformas que deberían venir después de las elecciones, pero tenemos que vivir con la situación como está. Mucha gente se queja de la politización de las instituciones, pero a estas alturas creo que son problemas que se tienen que resolver después de las elecciones.
“Desburocratizar” cedulación
¿No conviene en este momento?
No es que sea conveniente o no, es que ya estamos en pleno proceso electoral, ya están marcadas las reglas del juego, las leyes, etcétera. Se pueden hacer todas las mejoras posibles. En cedulación, tratar de cedular a la mayor cantidad de gente, tratar de eliminar las ineficiencias, ampliar los horarios y tratar de hacer todo lo humanamente posible dentro de las limitaciones que deben tener, como en cualquier país latinoamericano, las instituciones.
En segundo lugar, es importante que los reglamentos electorales, todo lo que tiene que ver con impugnaciones y procedimientos estén a tiempo. Luego lo de las credenciales de los observadores, que haya acceso y transparencia en el proceso.
¿Han visitado algunas de las ventanillas de cedulación del CSE en Managua?, si es así, ¿han encontrado supuestas anomalías como lo ha denunciado el Movimiento por Nicaragua?
Creemos que hay diversos problemas en la cedulación, pero no hemos entrado en el aspecto de ver temas concretos en los que se puedan hacer señalamientos de politización o ineficiencia. Creo que hay causas estructurales, y cambiar un sistema de cedulación es otra tarea que tendrá que venir en algún momento después de la elección.
Hay que tratar de hacer el mayor esfuerzo posible con estas condiciones, que no son las mejores, porque es un sistema centralizado.
¿Hay mucha burocracia en el proceso?
No tenemos el criterio ni la autoridad suficiente para señalar las causas específicas, pero creo que hay que hacer esfuerzos para desburocratizar, hasta donde sea posible, el proceso de cedulación.
¿Cree que fue una buena idea ampliar el proceso de cedulación?
Hemos consultado eso. Hay opiniones diversas, y dado que se ha encontrado un equilibrio entre un plazo de extensión de sólo 15 días, que no debería modificar los otros plazos, creo que es positivo. Ojalá en estos 15 días haya una respuesta más masiva (de la población), y sea compensada con un sistema más acelerado de expedición de cédula.
Las acusaciones de un fraude
El Partido Liberal Constitucionalista ha acusado al Frente Sandinista de planificar un fraude electoral. ¿Cree que hay condiciones o se están dando las condiciones para un fraude electoral?
No. No creo que se estén dando condiciones de un fraude masivo. Es difícil. Estas elecciones serán una de las más observadas, esto despierta controversia interna, pero es la realidad. Está (observando) la OEA, Unión Europea, el Centro Carter con una de sus misiones de las más grande, van a tener otros organismos, además que la sociedad civil se está movilizando.
Creo que cuando se da este tipo de movilizaciones es difícil prever un gran descalabro. El problema que puede surgir, y no sólo es tema de Nicaragua, lo estamos viendo en otros países, es que hayan elecciones muy cerradas.
¿Podríamos ver una situación como en México?
Estamos viendo México. Hemos visto Costa Rica y el mismo Perú. Es una tendencia que se está dando de polarización en las sociedades, y eso se refleja en el voto. Como son elecciones polarizadas y estamos hablando de pocos puntos de diferencia, siempre puede haber problemas, pero no veo algo masivo o la posibilidad (de un fraude).
¿Imposible un fraude?
No estoy diciendo que sea imposible, pero es difícil, al menos como observadores imparciales vemos que en este momento, dada la movilización de la sociedad y la cantidad de observadores, no se puede hablar de uno (fraude) masivo.
Si en este proceso se diera alguna irregularidad muy grande, creo que va a ser posible detectarlo. Hay suficiente apoyo y cobertura para minimizar los riesgos de cualquier (fraude) masivo.
Dada la posibilidad de un resultado cerrado, podrían presentarse impugnaciones masivas por parte de los partidos políticos
Ahí pueden surgir los problemas, y por eso hay que tratar de minimizar los daños a través de la observación.
¿Puede tener confianza el pueblo nicaragüense en que los observadores electorales en general, y el Centro Carter en particular, va a respaldar los resultados electorales que del CSE?
Vamos a respaldar aquellos resultados que consideremos que responden, legítimamente y dentro de estándares internacionales, a la voluntad del pueblo nicaragüense.
Las críticas de Ortega
¿Cómo está la relación entre los partidos políticos y los observadores internacionales, sobre todo con el FSLN, luego que su candidato presidencial, Daniel Ortega, criticara fuertemente a los organismos internacionales, en particular a la misión de la OEA?
El ex presidente Carter se ha reunido con todos los candidatos, excepto con el del Frente Sandinista (Daniel Ortega), de manera que no ha podido haber un diálogo donde se sepa cuáles son sus observaciones, por lo menos, con respecto al Centro Carter.
Nos hemos reunido con los otros cuatro candidatos, ellos han manifestado su interés, disposición, y han ratificado lo que el Gobierno (de Nicaragua) hizo de pedir la asistencia de estos centros (de observación).
He pedido cita con los candidatos, y me he reunido con Edén Pastora (candidato presidencial de Alternativa por el Cambio, AC) y Edmundo Jarquín (Movimiento Renovador Sandinista, MRS). Estamos concertando cita con Eduardo Montealegre (candidato presidencial de Alianza Liberal Nicaragüense, ALN) y (José) Rizo (candidato presidencial del Partido Liberal Constitucionalista, PLC).
He pedido una cita con don Daniel Ortega, y espero que a su regreso, porque entiendo que está de viaje, podamos reunirnos para conocer sus criterios respecto de la observación en general y el Centro Carter en particular.

Gestión del CSE “exitosa”, pero...
A manera de justificar su independencia como observador internacional, el jefe de la Misión del Centro Carter informó que todo el financiamiento del organismo proviene de fondos de países europeos.
“No está financiado por el Gobierno de Estados Unidos. El Centro Carter es un organismo no gubernamental, no responde a ningún gobierno, tiene independencia y va a usar esa independencia para decir lo que objetivamente piense de esta elección”, señaló Jaime Aparicio.
Después de reunirse con el presidente del CSE, Roberto Rivas, Carter señaló de “exitosa” la gestión que desarrolla ese Poder del Estado, aunque hizo algunas recomendaciones en torno a la cedulación y los nombramientos de los Consejos Electorales Departamentales (CED). Entre estas sugerencias está el agilizar la cedulación ciudadana mediante la emisión de partidas de nacimiento en las alcaldías, en forma ágil y gratuita, así como enviar unidades móviles a los colegios para cedular a los jóvenes en edad de votar.
¿El CSE ha adoptado algunas de las recomendaciones del ex presidente Jimmy Carter?
Creo que sí. Algunas cosas han mejorado, lo dice el informe de la OEA. El resto, los plazos todavía no se han cumplido, como (la aprobación) de los reglamentos y depuración del Padrón Electoral. Creo que septiembre va a ser un buen momento para hacer una nueva evaluación de dónde estamos.
Para el jefe de la Misión de Observadores del Centro Carter, Jaime Aparicio, es importante que las autoridades electorales “traten de llevar las elecciones de la forma más creíble”. En este sentido, considera inapropiado que a menos de tres meses de los comicios se trate de inhibir a alguno de los candidatos presidenciales.
El candidato de la Alianza Liberal Nicaragüense (ALN), Eduardo Montealegre, fue citado ante la Comisión de Probidad de la Asamblea Nacional para que respondiera sobre el caso de los Cenis. ¿Cómo observadores electorales no les preocupa que se estén poniendo zancadillas a algunos candidatos?
No creemos que a estas alturas deberían haber inhibiciones, o este tipo de cuestiones, pero en lo particular lo que esté pasando a un candidato no tengo los criterios suficientes para opinar, salvo que estamos optimistas de que esto no va a perjudicar las listas de candidatos.