Política

Candidatos olvidan educación y transformación tecnológica

* De las tres propuestas, el doctor Avendaño ve más aterrizada la de Mundo Jarquín

Consuelo Sandoval

El economista Néstor Avendaño desentrañó las debilidades de las propuestas presentadas por tres de los cinco candidatos presidenciales para crear un banco de fomento que permita a los pequeños y medianos productores acceder al crédito que por 16 años se les ha negado; sin embargo, señala que ninguno plantea la transformación tecnológica y la educación de los trabajadores del campo para que puedan competir en el mercado.
Dijo que el candidato por la alianza libero-conservadora (ALN-PC), Eduardo Montealegre, quien siendo ministro de Hacienda se opuso al surgimiento del banco de fomento, ahora promueve la fundación de una entidad que abarque grandes acciones como el servicio financiero, asistencia técnica, gestión empresarial, mercadeo y exportación.
“Pero (Montealegre) deja a un lado el papel de la inversión pública que debe tener una relación muy estrecha con el perfil del banco de fomento que debe concretar la política gubernamental sobre la competitividad empresarial, aquí se aborda en gran forma, pero no incluye la educación.
Su propuesta de instituto de fomento apunta a la intermediación financiera y comercialización, y no al tema más importante que demanda el país, que es la transformación tecnológica”, criticó.
FSLN propone ampliar burocracia
Avendaño también cuestionó el proyecto del Frente Sandinista porque además de promover la creación de un banco de fomento, propugna por la constitución de otros dos bancos: uno de fomento comunitario y otro municipal, este último serviría para financiar la infraestructura económica, que según el economista es una responsabilidad gubernamental.
Cree que formar otras dos entidades bancarias constituye una “soberana locura” porque implicaría crear más burocracia, y fustigó el concepto de “política masiva de créditos” que esbozó el FSLN como parte de su plan de gobierno, porque asegura que no funcionó durante el gobierno sandinista.
“Yo sugiero comenzar con no tratar de abarcar todo desde un inicio porque no hay recursos en este país para abrir tantas iniciativas como las que propone el Frente Sandinista, excepto si tienen asegurado el financiamiento”, señaló.
La más aterrizada
El economista observó más aterrizada la propuesta del candidato presidencial por el Movimiento Renovador Sandinista (MRS), Edmundo Jarquín, quien detalla que hay que aglutinar en una sola institución todos los esfuerzos dispersos del gobierno para transformar el Fondo Nicaragüense de Inversiones (FNI).
Simultáneamente, Jarquín promueve que a la par del banco de fomento debe crearse una cartera de proyectos del sector privado y entregársela a los productores que sepan mantenerlos, desarrollarlos y ampliarlos.
Avendaño recomendó a los aspirantes presidenciales a no olvidar la creación de mercados internos y externos, que aunque su desarrollo es una responsabilidad estatal, posteriormente debe cedérselos a los productores privados para que les sirvan de herramienta principal, a fin de que contribuyan a que gran parte de los nicaragüenses salgan de la pobreza, logro que aclaró no se obtiene únicamente otorgándoles créditos.