Política

ALN en agresiva conquista

* Dirigencia del PLC se reunió con Alemán para analizar deserciones en todo el país

Consuelo Sandoval

La encarnizada lucha que protagonizan las estructuras del Partido Liberal Constitucionalista (PLC) y la Alianza libero-conservadora (ALN-PC) por conquistar el mayor número de electores ha experimentado un repunte en un afán por someter a su adversario.
Jamileth Bonilla, ex directiva del PLC y actual dirigente de ALN-PC, advirtió que a escasos cien días de las elecciones arreciarán su estrategia por captar a más votantes de todas las agrupaciones políticas, arrebatarán el respaldo de nuevos alcaldes liberales, incluso de la Convergencia que encabeza el Frente Sandinista que no identificó, y además no descartó que lograrán que el candidato presidencial del PLC deponga sus aspiraciones para apoyar a Eduardo Montealegre.
“Creo que él (Rizo) va a tomar una decisión en septiembre, y espero que la tome. Las puertas de la alianza van a seguir abiertas para todos los que quieran contribuir a la victoria de la democracia. Yo creo que será una decisión personal, porque él no decide dentro del PLC, no lleva ni un diputado, hizo un show diciendo que renunciaba el 31 de mayo, realizó presión y no lo logró”, rememoró.
El directivo liberal Eduardo Mena garantizó que Rizo jamás dimitirá porque, según las últimas encuestas, lo colocan en los primeros lugares de la preferencia electoral, contrario a lo que ocurre a Montealegre.
Niega confabulación con Estados Unidos
Bonilla negó que su alianza esté confabulada con el gobierno de Nicaragua y de Estados Unidos para chantajear a los alcaldes liberales con los proyectos sociales que controla la candidata de su agrupación política y presidenta del Fondo Social de Emergencia (FISE), Azucena Castillo.
La legisladora defendió el derecho de Castillo a continuar ejerciendo el cargo gubernamental y rechazó que esté tratando de favorecer a Montealegre con la inauguración de obras sociales en los municipios. Castillo rechaza estas acusaciones.
No obstante, la dirigencia del PLC se reunió el lunes en la casa del jefe de campaña Enrique Quiñónez, con su máximo líder Arnoldo Alemán, aparentemente para analizar la incidencia que pondría entre los electores la deserción de los munícipes.