Política

PLC y ALN empatados en las deserciones

* Alcaldes conservadores y liberales se van a ALN * Directivos y activistas ALN se pasan al PLC

Managua y Bluefields
Mientras varios alcaldes de distintos partidos políticos, entre ellos uno del PLC, se pasan a las filas de la Alianza Liberal Nicaragüense, en Bluefields unos 80 líderes y activistas de esta alianza se pasan al PLC.
Este mapa político tiene varias semanas de estarse moviendo y ya no se sabe con exactitud quién es quién en un escenario político liberal marcado por las supuestas traiciones, prebendas y tomas de opciones.
Este lunes, cuatro alcaldes de igual número de municipios del país: los conservadores Felipe Baldizón, de San Jorge, Rivas, y Carlos Cajina, de San José de Remates; el PRN José Francisco Rizo, Río Blanco, Matagalpa, y la liberal constitucionalista Elba María Salinas, de Santa Lucía, Boaco, anunciaron su paso a ALN.
Una rebelde
Una de los representantes del grupo, la liberal PLC Elba María Salinas, dijo que la mayor motivación ha sido el programa “y la democracia abierta. No queremos nada de pacto, queremos eliminarlo, porque aquí gobiernan el PLC y el FSLN”.
La señora Salinas, también señalada por sus ex correligionarios de estar en el grupo de los rebeldes, dijo estar consciente que la figura de Arnoldo Alemán afecta al PLC y denunció que varios alcaldes y concejales de la misma organización reciben amenazas, que no especificó, por parte de la cúpula del partido de Alemán.
“Los están amenazando para que no se hagan del lado de Eduardo (Montealegre). A algunos concejales les han dicho que los van a quitar, cosa que no se puede porque fueron electos por el pueblo. Hay alcaldes que tienen temor porque son amenazados”, acusó, aunque no quiso identificar a nadie.
Montealegre calla
Eduardo Montealegre evitó referirse a las supuestas presiones de la embajada estadounidense para forzar la integración de los ediles a su campaña electoral. “No voy a contestar eso. Se trata de cosas más importantes que presiones que podría hacer algún gobierno, si es que existen. Es el hecho de estar de acuerdo con lo que estamos ofreciendo a la población, que tenemos que romper esa cadena del pasado”, dijo.
Consideró que para los alcaldes son más importantes las ofertas de ALN en tema de seguridad ciudadana y coordinación con los alcaldes en materia de obras sociales “para evitar los problemas de centralización que fue retirada por esquema político”.
Del otro lado
Mientras en Bluefields unos 80 directivos, activistas, miembros y simpatizantes de la Alianza Liberal Nacionalista decidieron abandonar esa agrupación y retornar al Partido Liberal Constitucionalista, del que habían abjurado en las pasadas elecciones regionales en el Caribe nicaragüense.
Carlos Bonilla Díaz, ahora ex convencional y ex secretario de Divulgación y Prensa de la ALN en la RAAS, dijo que habían tomado la determinación de abandonar esa alianza que respalda la candidatura presidencial de Eduardo Montealegre porque los directivos nacionales traicionaron a los liberales costeños, y dejaron la conducción de la campaña electoral en manos de “un grupúsculo de conservadores que no representa a nadie”.
Conservadores disfrazados de liberales
“La verdad es que en la ALN se refugia un montón de conservadores disfrazados de liberales puñaleros como el actual presidente de la República, Enrique Bolaños Geyer”, apostilló Bonilla.
El candidato a diputado departamental del PLC por la RAAS Raúl Martínez Medina, dio la bienvenida a los liberales que desertaron de la ALN-PC y retornaron al PLC.
El coordinador territorial municipal de la ALN en Bluefields, Juan Carlos León, restó importancia a la deserción de sus correligionarios. “Nuestra alianza es fuerte en la Costa y cuenta con personalidades de mucho prestigio, como el reverendo Stanford Cash, quien participará en la contienda electoral como candidato a diputado suplente nacional”, indicó León.