Política

Bolaños pide a diputados que no “metan la mano”

* “Suplico y hasta lloró para que se aclare el caso de los Cenis” * Repite que deja su gobierno con las gavetas llenas

Esteban Solís

El presidente Enrique Bolaños anunció que muy pronto presentará a la Asamblea Nacional una reforma presupuestaria de mil 500 millones de córdobas para ser ejecutados en lo que resta del año, sin embargo, advirtió que esa iniciativa puede ser una “Caja de Pandora” porque los diputados tienen hambre política y pueden “meter la mano” y utilizar esos recursos para sus campañas electorales.
Bolaños pidió a los legisladores que no utilicen esos fondos para “mal gastarlos a la zumba marumba en la búsqueda de votos”. Aclaró que esos recursos, provenientes en gran parte de las sobrerrecaudaciones, están destinados al cumplimiento de varios compromisos de inversión y a los sectores de Salud y Educación.
Otro elemento que el mandatario califica de difícil para el país es que el 15 de octubre el Ejecutivo debe presentar al Legislativo el proyecto de Presupuesto General de la República para 2007.
Presupuesto será presentado en octubre
La suspicacia del presidente es que ese Presupuesto será presentado 20 días antes de las elecciones generales. “Son oportunidades difíciles de negociar el Presupuesto con los diputados porque andan en campaña”, comentó Bolaños, quien no esconde su temor de que algunos recursos sean desviados para fines partidarios y hagan trizas su Plan Nacional de Desarrollo.
De ahí que el jefe de Estado justificara su propuesta denominada “Acuerdo Nacional por el Desarrollo”, que presentó a los candidatos presidenciales, y que a la fecha ninguno aceptó.
Bolaños recordó que uno de sus mejores legados como gobernante es dejar las gavetas llenas y no saqueadas, como las encontró en enero de 2002. En ese sentido dijo que en las arcas del Estado deja mil 729 millones de dólares, de los cuales casi mil millones son en concepto de donación.
“Allí quedan, en el nombre del Señor, mil 729 millones de dólares, esperemos que los gasten bien”, reiteró el presidente. De esos recursos 448 millones de dólares van a infraestructura, para hacer mil 600 kilómetros de carreteras pavimentadas y adoquinadas, 422 millones para obras sociales, y alrededor de 384 millones de dólares para el sector productivo.
Fondos provienen
de organismos
Ilustró que esos fondos provienen del Banco Mundial, del Banco Interamericano de Desarrollo, del Banco Centroamericano de Integración Económica y de países donantes.
“Les pedimos a los candidatos que se comprometan a velar para que esto sea ajustado en beneficio de la población, en el alivio a la pobreza”, dijo tras lamentarse de que ninguno de ellos ha respondido, quizá porque saben que no van a ganar.
El jefe del Ejecutivo compareció ante el Consejo Nacional de Planificación Económica y Social (Conpes) para explicar los alcances de ese compromiso.
Bolaños dio su versión sobre la tan prometida carretera Río Blanco-Siuna con aporte de Venezuela, y desvirtuó lo dicho al respecto por el candidato presidencial Daniel Ortega a quien calificó de “desquiciado”.
El presidente dijo que no es cierto que haya puesto como condición para la construcción de esa carretera que Venezuela condone una deuda de más de 30 millones de dólares que ese país comprometió en el marco de la Iniciativa de Países Pobres Altamente Endeudados (HIPC).
Recordó que en varias ocasiones le ha preguntado al mandatario venezolano Hugo Chávez cuándo haría la carretera en cuestión, y el sudamericano le responde que Nicaragua tiene una deuda con su país. Bolaños le ha reiterado a Chávez que se comprometió a perdonar esa deuda.
Dice que casi le ha suplicado a Chávez para que perdone esa deuda a Nicaragua porque ya no tiene dónde echar los “reales”, y ya perdonada le puede volver a prestar para hacer la construcción vial.
Que aclaren el caso de los Cenis
Refiriéndose a Ortega dijo que tergiversa las cosas y parece que de repente “se quedó un poquito arriba, en el último piso”.
En otro orden, Bolaños dijo que pedía, suplicaba y hasta lloraba para que se aclare el caso de los cuestionados Certificados Negociables de Inversión (Cenis), con la condición de que se explique también el pecado original de esos documentos, o sea, por qué se emiten los Cenis, y con un interés superior al 20 por ciento.
Hay que revisar también la reclasificación de las propiedades, “yo quiero que se hagan todas estas investigaciones, que se investiguen bien los Cenis, pero desde su pecado original, esa es la condición que pongo”.