Política

“Dipufuncionarios” a punto de quedar fuera

* Lista de diputados de ALN-PC podría quedar rala

La Alianza Libero-Conservadora (ALN-PC) que preside el candidato presidencial Eduardo Montealegre, podría excluir de su listado de postulados a diputados a algunos nominados que a su vez son funcionarios públicos y que se habían comprometido a renunciar a sus cargos públicos desde el pasado 15 de julio, y que sin embargo, continúan ejerciéndolos.
El secretario político de ALN, Eliseo Núñez, dijo que el ultimátum se había hecho extensivo a la presidenta del Fondo Social de Emergencia (FISE), Azucena Castillo, el director de Correos, Alejandro González, y el secretario privado de la presidencia, Ariel Montoya.
“La sustitución de candidatos es una decisión tomada y solamente hay que proceder, ellos podrían quedar excluidos de la lista”, manifestó Núñez, quien aseguró que en el caso de Castillo se integraría a partir de ayer a la campaña proselitista de Montealegre, no obstante, se encontraba despachando en su oficina.
González no pudo ser localizado telefónicamente, en cambio, Montoya dijo que no renunció a su puesto porque lo haría en el momento apropiado, pero desestimó que esa sea una razón para sustituirlo en la lista de nominados.
Núñez explicó que debido a las múltiples actividades que han estado organizando, no habían prestado mucha atención a la renuncia de los funcionarios porque estimaban que todo quedó claro.
Montealegre va delineando su programa
Precisamente ayer Montealegre delineó parte de su programa de gobierno que según él retomará la bandera social en beneficio de los más necesitados, y que contempla el desarrollo integral de los nicaragüenses, el fomento a la producción, además que pretende devolver el derecho al voto a un millón de nicaragüenses radicados en el exterior.
Aseguró que ALN será intolerante con la corrupción “venga de donde venga”, y prometió ponerle punto final a las instituciones creadas por el pacto libero-sandinista, para lo cual reconoció que requiere de una Asamblea Nacional con una mayoría de legisladores dispuestos a acabarlo.