Política

Ejército Nacional acatará destrucción de misiles

* Inspector general del EN reitera que desde el año pasado hicieron consideraciones técnicas al presidente y a los diputados

Alberto Cano

SAN TERESA, CARAZO
El Ejército Nacional acatará lo que dispongan los diputados respecto a la destrucción de los 651 misiles Sam-7, no así los 400 cohetes restantes que sobrevivirían a las presiones de Estados Unidos, porque ese armamento garantizaría la defensa antiaérea del país, dijo aquí el inspector general del Ejército, Mayor General Ramón Calderón Vindell.
El año pasado, recordó el jefe militar, estas consideraciones técnicas le fueron expresadas al presidente Enrique Bolaños, en su calidad de jefe supremo de las Fuerzas Armadas, lo mismo que a los diputados, quienes estarían convencidos de la necesidad de salvaguardar los 400 cohetes que quedarían resguardados en las bodegas del Ejército e incluidos en los planes defensivos del país, ahora que se habla con insistencia del reforzamiento del resto de los ejércitos de Centroamérica.
Por su parte, el ministro de Defensa, Avil Ramírez, reiteró que tan pronto como los diputados aprueben la solicitud enviada por el presidente Bolaños para la destrucción de los Sam-7, al Ejército no le quedará más que acatar y proceder en apego a lo dispuesto por el Parlamento Nacional.
El “Medrete” incluye hasta las garrapatas del ganado
Tanto el general Calderón, como el titular de Defensa, ayer estuvieron presentes en el despegue del ejercicio humanitario del Ejército de Estados Unidos, conocido como “Medrete”, que desde ayer garantiza atención médica especializada y servicios de odontología y optometría a decenas de campesinos de Santa Teresa y La Conquista, en el departamento de Carazo.
Además de estos programas de salud, la brigada médica norteamericana junto a funcionarios del Ministerio Agropecuario y Forestal (Mag-For) empezó desde ayer a desparasitar el ganado bovino y vacuno de los mismos municipios, atendiendo además a un numero promedio de 30 animales por cada campesino de la zona, como parte de las gestiones hechas por el alcalde sandinista de Santa Teresa, Cristóbal Conrado Portobanco.