Política

Estado incumple convención anticorrupción

* Recomiendan establecer una norma jurídica de protección a funcionarios públicos y ciudadanos que denuncien actos de corrupción

Ary Pantoja

El estado de Nicaragua incumple con la Convención Interamericana Contra la Corrupción (CICC), según las recomendaciones que la sociedad civil hace en un informe a la Organización de Estados Americanos (OEA) y que debe hacer llegar a este organismo a más tardar el próximo lunes 17 de julio para su análisis.
Entre otros aspectos, el informe concluye que en Nicaragua no existen leyes que garanticen la protección laboral, física y económica de los funcionarios públicos y ciudadanos particulares que “de buena fe” denuncien actos de corrupción.
“Esa falta de protección inhibe a los denunciantes, los que se abstienen de efectuar las denuncias por temor a represalias”, insiste el informe.
Probidad
en entredicho
Otra de las recomendaciones del informe señala la necesidad de reformar las leyes existentes en materia de contratación de funcionarios públicos y adquisición de bienes y servicios. Una debilidad, según el documento, es que los funcionarios rinden su declaración patrimonial ante la Contraloría General de la República (CGR) al iniciarse en el cargo, pero no al dejarlo.
Roberto Courtney, Director Ejecutivo del Grupo Cívico Ética y Transparencia --uno de los organismos responsable de la elaboración del documento--, explicó que el informe corresponde a la segunda ronda de análisis de la implementación de la CICC por parte de Nicaragua a realizarse en el mes de diciembre en Washington.
Agregó que en la primera ronda de análisis, realizada en 2002, la Comisión de Análisis emitió una serie de recomendaciones al estado de Nicaragua, para que cumpliera cabalmente con lo establecido en la Convención y hasta la fecha, según Courtney, el Estado sólo ha cumplido parcialmente.
Procedimiento
Conforme al procedimiento, el gobierno y la sociedad civil enviarán dos informes por separado –-el próximo lunes 17 de julio--, contestando las preguntas que hizo la Comisión de Análisis y, dentro de un año y medio, aproximadamente, esta comisión deberá emitir nuevas recomendaciones.
Durante un encuentro realizado ayer, gobierno y sociedad civil intercambiaron los informes; EL NUEVO DIARIO tuvo acceso únicamente al informe que presentó la sociedad civil con algunas de las conclusiones ya mencionadas.
Lo bueno, lo malo
y lo feo
Según Courtney, lo bueno de ser signatario de la CICC es que las autoridades gubernamentales han realizado esfuerzos por combatir la corrupción en el Estado; lo malo es que la CICC no establece plazos a los 34 miembros signatarios para cumplir con las recomendaciones.
Lo feo es que la CICC tampoco está facultada para imponer sanciones de ningún tipo a los estados que no cumplan con lo establecido en dicha convención.