Política

“Autoridades obstaculizan cedulación”

* Según informe presentado, de cinco mil 700 solicitudes alcaldías y Registro han aceptado menos de la mitad, y el CSE ha emitido el 27 por ciento de colillas de cédulas

Ary Pantoja

El Movimiento por Nicaragua denunció ayer que las autoridades de algunas alcaldías del país, las del Registro Civil de las Personas y del Consejo Supremo Electoral (CSE) “obstaculizan el proceso de cedulación, debido a las limitaciones en los trámites” que deben hacer los ciudadanos para obtener su cédula de identidad.
Según un informe presentado por el movimiento, de cinco mil 700 solicitudes de apoyo que los ciudadanos han realizado para tramitar partidas de nacimiento y/o cédulas de identidad, las autoridades del Registro Civil de las Personas, algunas alcaldías y el CSE han aceptado dos mil 134 (37 por ciento); de esas, el CSE sólo ha emitido mil 530 colillas de cédula (27 por ciento), y ha entregado únicamente 60 cédulas (uno por ciento).
Padrón excluyente
El informe incluye un estudio realizado en 141 colegios de secundaria de todo el país, donde se consultó a 13 mil 381 estudiantes para verificar si tenían cédula de identidad. Según Klaus Stadthagen, representante de MpN, el 45 por ciento (6,009 estudiantes) respondió que no.
Stadthagen dijo que sólo el 18 por ciento (2,204) contaba con su documento de identidad ciudadana; mientras que el 31 por ciento (4,160 estudiantes) contestó que su cédula estaba en trámite; y un 6 por ciento (799) no respondió a la pregunta.
El representante del organismo civil señaló que esas “anomalías” dan pie a un “Padrón excluyente y que las autoridades electorales, que por mandato constitucional tienen la responsabilidad de cedular a los nicaragüenses, no han hecho lo suficiente para corregir el problema”.
Hay suspicacias
En un comunicado oficial del MpN, leído por Stadthagen, se señala que “si es que habrá retardación deliberada de parte de las autoridades de limitar los nuevos ingresos al Padrón Electoral por oscuros intereses que quieren asegurar que el ‘voto duro’ no se diluya”.
Otra de las “irregularidades” denunciadas por Stadthagen es que en los departamentos los Consejos Electorales sólo están atendiendo a diez personas por día; mientras que en Managua atienden a 23. Stadthagen considera que son muy pocas personas atendidas.
Agregó que cuando preguntan las causas de la tardanza en los trámites de cédulas, las autoridades electorales correspondientes aducen falta de material para la fabricación de los documentos de identidad.
Hace dos días la diputada de la Alianza Liberal Nicaragüense (ALN), Jamileth Bonilla, propuso la creación de una entidad independiente del Consejo Supremo Electoral para que maneje el Registro Civil de las Personas y el proceso de cedulación; sin embargo, la propuesta requiere de una reforma a la Ley Electoral.

Magistrado niega ser “cedulador”

Edgard Barberena

El diputado Augusto Valle, de la bancada de la Alianza Liberal Nicaragüense-Partido Conservador (ALN-PC), denunció que el magistrado liberal del CSE, Luis Benavides, anduvo cedulando en el municipio de Waslala, afirmación que el funcionario electoral negó.
Valle hizo la denuncia ante la Asamblea Nacional, donde aseguró que esta supuesta práctica la hizo el magistrado del PLC hace mes y medio, antes de iniciarse el proceso de verificación ciudadana que llevó a cabo el Consejo Supremo Electoral.
Aseguró que el proceso de cedulación que hizo Benavides fue en la casa del presidente del Consejo Electoral municipal, conforme el listado que otorgó el alcalde Luis Ramírez a determinadas personas con un signo político identificado, excluyendo a personas que llegaron a tratar de cedularse.
Valle también dijo que el mismo magistrado liberal “faltando un mes para se llevaran a cabo los pasados comicios electorales de la Costa Caribe se dirigió a los municipios de Paiwas, Siuna, Rosita y Bonanza, con el objeto de llevar a cabo un proceso de cedulación.
El magistrado Benavides calificó a Valle como “despistado y desinformado”, porque el trabajo que anda haciendo en todo el país es fiscalizando y verificando que todos los ciudadanos sin distingos políticos obtengan su cédula.