Política

Vergonzosa sesión

* Diputados arman un enorme relajo * Los del PLC aprueban reformas a Ley Electoral, y los del FSLN se amparan

Edgard Barberena

Una samotana se produjo ayer en la Asamblea Nacional después que el presidente de ese poder de Estado, Eduardo Gómez, mandó a poner a debate una reforma de la Ley General de Armas destinada a allanarle el camino al gobierno para destruir 651 misiles SAM-7.
A pesar que la sesión se inició tarde, los diputados comenzaron a trabajar en la aprobación de la Ley de Aeronáutica Civil, donde liberales y sandinistas presentaban mociones de consenso, pero a las 12:02 del mediodía, las cosas cambiaron cuando la jefa de la bancada de ALN-PC, María Eugenia Sequeira, solicitó que se sometiera a discusión la reforma de la Ley de Armas.
La demanda de Sequeira de pasar a la reforma de la Ley No. 510 (Ley de Armas), la respaldó la presidenta de la Comisión de Defensa y Gobernación, Delia Arellano. Esto provocó que el jefe en funciones de la bancada sandinista, José Figueroa, ordenara a los 38 diputados borrarse del control computarizado y levantarse de los escaños.
A pesar de que Jaime Morales Carazo le advirtió a la presidencia de la AN que la reforma de la Ley de Armas no tiene tanta prioridad como el retomar la aprobación de la Ley General de Aguas, una ley de interés nacional, don Eduardo
Gómez (a las 12:10 minutos del mediodía) dejó a un lado la Ley de Aeronáutica Civil para pasar a aprobar la reforma a la Ley de Armas.
Sandinistas reclaman quórum
Los primeros reclamos que recibió Gómez fueron de los dos directivos sandinistas, René Núñez y José Figueroa, mientras la primera secretaria, María Auxiliadora Alemán, mandó a constatar quórum.
Más tarde, desde la bancada sandinista comenzaron los primeros reclamos al señalar que no tenían quórum para seguir sesionando, mientras los liberales decían lo contrario. A las 12 y 12 minutos del mediodía, la Primer Secretaria comenzó a leer el dictamen de la reforma de la Ley de Armas, destinada a quitarle la votación calificada del 60 por ciento para sustituirla con 47 votos la destrucción de armas.
Varios diputados del FSLN subieron al estrado, mientras Bayardo Arce desconectó el micrófono a la Primera Secretaria que leía el dictamen. La presión aumentó en la mesa mayor cuando se aglomeraron varias legisladoras sandinistas y liberales creando momentos de tensión, porque hasta se levantó de su escaño la doctora Alemán para reclamarle a Rita Fletes.
Hubo un momento en que se dejó escuchar en el audio del plenario cuando la Primera Secretaria le decía a uno de los diputados sandinistas: “Dejá de joder”, y como el que quería callarla le aseguró que le iba a “joder” el micrófono, la legisladora le dijo “jodelo”, y al final el micrófono quedó afectado porque a la Secretaria del Parlamento tuvieron que colocarle un micrófono adicional para leer el texto íntegro de la reforma a Ley de Armas.
Forcejean por micrófono
Cuando le quitaron el micrófono a María Auxiliadora Alemán, María Dolores Alemán llegó a defenderla y a sujetarle el micrófono para que terminara de leer el dictamen. Una vez que terminó de leer la diputada María Dolores Alemán, le dijo a la Primer Secretaria: “Ahí está su palo”, mientras Wálmaro Gutiérrez le reclamaba al presidente para que constatara quórum.
Esto provocó un impasse de varios minutos, mientras abajo los liberales decían que después que mandó a votar la reforma (el presidente Gómez) aparecieron 46 votos a favor, ninguno en contra y ninguna abstención. Noel Ramírez no ejerció su derecho a voto, a pesar de que varios diputados de su bancada, entre ellos Wilfredo Navarro, le reclamaban: “Noel votá”, pero el legislador no se inmutó.
Gómez impuso temas de agenda
Una vez que pasó un impasse de muchos minutos y con la incorporación del tercer vicepresidente, Orlando Tardencilla, sumaron 48 diputados, el presidente retomó la ley de reforma a la Ley de Identificación Ciudadana y sometió nuevamente a votación el artículo tres que había quedado empatado el día anterior.
Gómez procedió a pesar que en horas de la mañana había sido notificado por el Tribunal de Apelaciones de Managua (de la Sala Civil Uno) que mandaba a parar el trámite de formación de ley después que se ampararon ante esa instancia judicial los diputados sandinistas, Wálmaro Gutiérrez y José Figueroa.
El único que hizo referencia a la cédula judicial fue el diputado Tardencilla, pero los liberales del PLC y los de la Alianza Liberal Nicaragüense-Partido Conservador aprobaron los dos últimos artículos de la ley de reforma a la Ley de Identificación Ciudadana, lo que a juicio de los sandinistas conlleva una reforma ilegal a la Ley Electoral con rango constitucional. Esto ocurrió a las 12 y 28 minutos del mediodía.
Pactistas se acusan
Antes de levantar la sesión, varios diputados liberales la emprendieron contra los sandinistas, entre ellos Wilfredo Navarro, quien los calificó como “las turbas de Atila, que donde pisan ya no crece la hierba”, y aprovechando que la sesión la transmitía en vivo en canal de la AN, dijo que “hemos constatado lo que le podría pasar a Nicaragua si Daniel Ortega regresara al poder”.
Delia Arellano dijo que “lo que acabamos de ver no tiene nombre, estuvo en vivo en la televisión, y el pueblo ahora se da cuenta que el sandinismo nunca va a cambiar”, y le preguntó a los sandinistas ¿cuál es el dolor por esos misiles, si esos chunches viejos no sirven para nada?, al tiempo que fustigó a Orlando Tardencilla, a quien señaló de actuar conforme los lineamientos del sandinismo.
María Auxiliadora Alemán dijo que fue golpeada en su cara cuando los diputados sandinistas intentaron desconectarle el micrófono.