Política

Guerra por petróleo

* Es mejor de Estado a Estado, porque “dinero del petróleo puede ir a financiar campañas”, dice

Esteban Solís

Cinco Pinos, Chinandega
La adquisición del petróleo venezolano se convirtió en una “guerra” entre el gobierno central y la comuna de Managua. Ayer, en el municipio chinandegano de Cinco Pinos, el presidente Enrique Bolaños dijo que prefiere que el asunto del crudo sea negociado de Estado a Estado, cerrando las puertas a las gestiones que hizo el alcalde capitalino Dionisio Marenco.
Bolaños argumentó que será una forma de forzar a Venezuela para que cumpla con el compromiso que asumió a principios del 2000, de condonar la deuda de 31 millones de dólares a Nicaragua. Bolaños recordó que personalmente, cuando era vicepresidente, firmó ese compromiso con Chávez.
Pero el mandatario dijo que hay otro elemento que le inquieta para no permitir que Marenco, como presidente de la Asociación de Municipios de Nicaragua (Amunic), ingrese el petróleo. “Nosotros preferimos que sea el Estado, porque yo tengo temor, conociendo el cebo de mi ganado, que esos reales vayan a venir en sumas grandes a financiar campañas electorales, es mejor que esté bien controladito”, ironizó el jefe de Estado.
Compromiso de Venezuela
Según Bolaños, Venezuela tiene que hacerlo porque es un compromiso, tras recordar que en una reunión de cancilleres el titular de Exteriores venezolano, Alí Rodríguez, le dijo a su colega nicaragüense, Norman Caldera, frente a los cancilleres del continente, que su país honraría ese compromiso.
“No veo yo por qué vamos a darle preferencias a un grupo privado, porque estamos hablando de grandes cantidades de dinero”, remarcó Bolaños, quien dijo que Nicaragua tiene una factura anual por la compra de petróleo de 600 millones de dólares y el acuerdo con el país sudamericano señala que el 40 por ciento de esa compra es al crédito.
“Estamos hablando de 240 millones al crédito y yo creo que va a ser sin contabilidad pues, ¿quién controla? Yo le tengo temor a eso, yo prefiero que se haga por el Estado. Bien hecho, bien controlado, es más, tenemos derecho a hacerlo así”, reiteró el gobernante.
Incluso, el presidente dio a entender que la adquisición del crudo venezolano será a precios preferenciales, porque así le vende a otros países.
Que los privados hagan lo que quieran
Dijo que los privados hagan lo que les venga en gana, en referencia a Albanic, la firma venezolana con la que negoció Amunic. “No con la ayuda del Estado y favoreciendo a un Juancito y por qué no a Pedro”.
En otro orden, el presidente se refirió a la descarga que contra su gobierno lanzó el martes el candidato presidencial del PLC, José Rizo, entre ellas, responsabilizándolo por los apagones.
En ese sentido recordó que en 2002 se aprobó una ley en la Asamblea Nacional, la cual prohíbe el uso de agua para la generación de energía eléctrica, lo que calificó de insólito, porque no estamos en un desierto, ya que Nicaragua es uno de los pocos países que por kilómetro cuadrado tiene más agua.
Dijo que aunque vetó la ley, los diputados la pasaron, y en 2003 y 2004 hizo otro intento y los legisladores permitieron una ley de solamente cinco megawats, algo insignificante, porque nadie tiene interés en venir a Nicaragua a establecer un negocio “centavero”.
Rizo anda perdido
Aunque en mayo del año pasado aprobaron otra iniciativa que estableció 30 megas. “Que le reclame él a su partido por esa mala política y no a mí, porque si él supiera lo que sucede en Nicaragua no hablaría así, pero no me gustaría referirme a personas que no andan bien allá arriba”, dijo Bolaños.
El mandatario dijo que Rizo anda tan despistado que llegó a Miami y les propuso a los nicaragüenses residentes allá que si gana los comicios de noviembre va a pedir que se emitan los pasaportes en esa ciudad, cuando el gobierno tiene más de un año de estarlo haciendo.
En relación a diversas encuestas que lo ubican con bajos niveles de popularidad, respondió que le tienen sin cuidado. No obstante, manifestó que la posición de casi todos los presidentes cuando se van es mala, “pero la mía no es peor que los anteriores”.
Bolaños hizo estos comentarios después de participar en el acto de lanzamiento de la estrategia de desarrollo sostenible de la micro-región denominada “los cuatro santos”, que incluyen Santo Tomás, San Francisco, San Pedro y Cinco Pinos.