Política

Flores arremete contra Montealegre


Esteban Solís

El PLC está empecinado en castigar al candidato de la Alianza Liberal Nicaragüense (ALN), Eduardo Montealegre, por el caso de los Certificados Negociables de Inversión, Cenis, a pesar de que el propio aspirante presidencial ha manifestado que no tuvo nada que ver con la reclasificación de carteras y que cuando surgieron esos documentos andaba en campaña.
Ayer mismo la ex primera dama María Fernanda Flores de Alemán dijo que el problema no fue la emisión de los Cenis, sino la “ladronada que cometieron ciertas personas al adquirir propiedades por un cuarto del valor de ellas, eso sí es ser corrupto”.
Añadió que no es posible que el Bancentro, institución bancaria de la cual Montealegre fue gerente financiero hasta 1997, comprara el Banic, que quebró entre 2000 y 2001, en cinco o siete millones de dólares, “cuando está valorado en 17 millones de dólares”.
Flores de Alemán le dijo a Montealegre que no responsabilizara a Arnoldo Alemán porque los Cenis existían desde el gobierno de Violeta Chamorro (1990-1996); “aunque no se llamaban de esa manera, eran la misma cosa”, dijo.
Lo ilegal fue la reclasificación
Montealegre responsabilizó de todo este escándalo de los Cenis a los “quiebra-bancos y a los quiebra-depósitos”, en clara alusión a la dirigencia del FSLN, porque estaba vinculada al también quebrado Interbank y al gobierno de Alemán.
Pero María Fernanda Flores contraatacó señalando que lo ilegal y el robo se dio en la reclasificación de los préstamos y en la adquisición de las propiedades con la mitad de su verdadero valor.
Según la ex primera dama, Alemán no tuvo nada que ver con esas quiebras fraudulentas porque las instituciones bancarias estaban en manos de privados.
Reiteró que su marido no ha tenido ni tiene acciones en ningún banco porque no le interesa ser banquero. Recordó que el propio Montealegre admitió que recibía dividendos producto de sus acciones en Bancentro pese a que renunció a la gerencia de esa institución.
Incluso, dijo que la reclasificación de los créditos la hacen los bancos privados, acción que empezó a darse durante este gobierno.