Política

Dispuesto a trabajar con sus ex secuestradores

* Podrían reencontrarse en el Parlamento, 28 años después de la toma del Palacio * Al igual que Dora María Téllez y Hugo Torres, se postula a diputado

William Briones

La Asamblea Nacional podría reunir en su próxima legislatura a los actores de la “Operación Chanchera”, que impulsó un comando del Frente Sandinista (FSLN) el 22 de agosto de 1978, en caso de que secuestradores y secuestrado resulten electos el próximo cinco de noviembre.
Los actores de ese hecho están nuevamente en bandos contrarios, 28 años después, aunque esta vez la lucha podría trasladarse al campo legislativo.
Dora María Téllez, Presidenta del Movimiento Renovador Sandinista (MRS), la “Número Dos” en el asalto al Palacio Nacional, aspira a ser electa diputada el próximo cinco de noviembre. Hugo Torres, el “Número Uno” de ese operativo, también se postula por el mismo partido, aunque como diputado suplente.
Coincidentemente, el “Comandante Cero”, Edén Pastora, también concurre a la contienda, pero como aspirante presidencial del partido Alternativa por el Cambio (AC).
Eduardo Chamorro Coronel, diputado conservador de aquella época, y uno de los secuestrados en el operativo, también aspira a ser electo diputado, pero por Alianza Liberal Nicaragüense (ALN). “La historia está llena de sorpresas. Lo que uno hace es perdonar, olvidarse de estas cosas y seguir adelante. No tengo resentimiento, la única cosa que lo mueve a uno son los que producen grandes y graves injusticias para Nicaragua”, comentó Chamorro.
Interesado en la educación
Dijo estar dispuesto a trabajar con éstos en el Parlamento, en busca de producir “resultados concretos. Con todos voy a trabajar, éste es un país pequeño, con muchos problemas, y no podemos darnos el lujo de andar separados, sobre todo cuando se trata de problemas nacionales. Estoy dispuesto a trabajar con mis ex captores”, anotó.
¿Cuál es su interés de regresar al Legislativo?
Recuerde que voy en una lista de candidatos, que es difícil que resulte electo diputado (es el octavo en la lista nacional). Estoy ahí para garantizar la presencia de mis otros compañeros (del Partido Conservador), como de retén, para que dentro de la alianza, los conservadores puedan mantener su lugar.
¿No le veo optimismo de ganar?
Lo importante es que gane Nicaragua. Si gano, excelente, serviré a la gente. Si pierdo, igualmente serviré a la gente. Lo importante era darle espacios a la gente nueva, a los jóvenes. Ganaría solamente que Eduardo (Montealegre) arrasara con los adversarios. Soy un poco prudente, creo que es posible, pero no es tan certero.
En caso de resultar electo, ¿qué iniciativa llevará al Parlamento?
Creo que lo más importante que requiere el país es la educación, para liberarse de la ignorancia. Es eso lo que mantiene aprisionado a miles de nicaragüenses. Todos los esfuerzos que se hagan por la educación, son necesarios. El énfasis en la educación es lo que más me interesa.
En aquella época llamaban zancudos a los diputados conservadores…
Estoy acostumbrado a escuchar todo tipo de insultos. Lo que siempre quisimos, como conservadores, fue encontrar una solución pacífica. Hasta el último momento, cuando las calles de Managua estaban ensangrentadas, creíamos que se debía buscar este tipo de solución, y la historia nos dio la razón, porque después de la victoria de la Revolución, murieron 50 mil nicaragüenses en las montañas de Nicaragua.