Política

“Ningún sistema electoral es perfecto”

En su informe sobre el proceso de verificación ciudadana, la Misión de Observación Electoral de la Organización de Estados Americanos (OEA) recomendó a las autoridades electorales nicaragüenses, entre otras cosas, brindar una mejor capacitación a los funcionarios de los consejos electorales departamentales, municipales y regionales “que continuarán en sus labores con miras al proceso electoral”, esto a fin de evitar errores que empañen el proceso. Aunque la misión técnica de la OEA reconoce que “ningún sistema electoral es perfecto”

Ary Pantoja

A medida que se acercan los comicios generales del 5 de noviembre, afloran los problemas en el ambiente electoral. Destrucción de propaganda, supuesta cedulación de menores de 15 años; traslado de votantes de una circunscripción a otra y activistas de los partidos políticos involucrados en trabajo que corresponde a los funcionarios del Consejo Supremo Electoral (CSE) son sólo algunos de los últimos señalamientos.
De momento la Misión de Observación Electoral de la Organización de Estados Americanos (OEA) no ha recibido ningún tipo de denuncia formal sobre supuestas anomalías en el proceso, pese a que los representantes de las cuatro alianzas de partidos políticos y uno independiente participantes en las elecciones han hecho denuncias de diferente índole.
Según el licenciado Patricio Gajardo, coordinador técnico de la Misión de Observación Electoral de la OEA, se conoce de las denuncias sólo por lo que aparece a diario en los medios de comunicación. Explicó que ninguno de los representantes de los partidos políticos ha enviado una denuncia formal y por escrito al organismo de observación electoral de la OEA.
Gajardo, de nacionalidad chilena, ha trabajado en procesos electorales y misiones de observación electoral en 15 países. Fue director de programas para América en la Fundación para Sistemas Electorales (IFES) y Consejero para las Américas en Programas de Desarrollo durante 13 años. Trabajó en Diálogo Interamericano en investigaciones de asuntos económicos, y ha publicado artículos sobre temas electorales.
En su informe sobre el proceso de verificación ustedes hacen una serie de recomendaciones al Consejo Supremo Electoral, como por ejemplo mejorar la capacitación de los funcionarios, ¿por qué este señalamiento?
Yo creo que fue un proceso (de verificación) bastante normal, comparado con lo que se ha hecho anteriormente en este país. Lo que sí hemos visto es que ningún sistema (electoral) es perfecto, y hay momentos que de aquí a la elección se pueden mejorar; ésas fueron las apreciaciones que dimos.
Relacionado con el tema de la verificación, seguimos insistiendo en que todavía hay plazo para que la población vaya a cedularse, hacer cambio de domicilio o cualquier otro trámite que tengan pendiente a los consejos electorales municipales, y eso se tendría que hacer constante de aquí al 6 de agosto (fecha límite para verificación, solicitud de cédulas, etcétera.).
¿En qué ámbitos debe darse esa capacitación?
Pensamos que el proceso de capacitación tiene que ser constante, no solamente de uno o dos procesos de capacitación a los miembros de los consejos electorales. Y nos referimos específicamente a lo que se va a hacer y a las funciones que se van realizar de aquí al 5 de noviembre los miembros de los consejos electorales.
Ellos van a tener una función no solamente de cedular y de hacer cambios de domicilio, sino que van a hacer otro tipo de cosas (como) ayudar, hacer capacitación de los miembros de las Juntas Receptoras de Voto (JRV), asesorar un poco la función de los fiscales. Tienen una función amplia, donde es conveniente que el mismo Consejo Supremo Electoral haga unas capacitaciones itinerantes en cada departamento o región.
Ustedes se han reunido con representantes de los diferentes partidos políticos. Ellos han hecho una serie de señalamientos o anomalías en el proceso electoral; principalmente están preocupados con el proceso de cedulación y el Padrón Electoral. ¿Estos señalamientos de los partidos son correctos?
Formalmente no hemos tenido ninguna denuncia con pruebas fehacientes de las distintas anormalidades o problemas que estén sucediendo. Cualquier tipo de opinión que uno pueda expresar a través de los medios (de comunicación) debería hacerse con pruebas contundentes para que se puedan confirmar este tipo de hechos.
Y me refiero a todo tipo de hechos (como) propaganda destruida de uno u otro partido, cosa que no ocurre solamente en Nicaragua, así que en todos los países ocurre eso. Hay que llevar a cabo un proceso de seguimiento de todo esto, y eso es lo que estamos haciendo ahora, de aquí hasta noviembre.
Aparte de los problemas de la cedulación y el Padrón Electoral, ¿qué otros inconvenientes han notado?
Inconvenientes realmente no hemos notado, porque se nos han abierto las puertas en el Consejo Supremo Electoral; nuestros técnicos han colaborado y han estado trabajando abiertamente con los técnicos del Consejo, así que toda la información que hemos requerido se nos ha otorgado.
Estamos haciendo pequeños informes de cada una de estas actividades para saber cómo funciona, por ejemplo, desde cuando se obtiene la partida de nacimiento hasta que se entrega una cédula.
También estamos supervisando y controlando otros temas. Por ejemplo, si los partidos políticos tienen algún problema o alguna denuncia la pueden hacer llegar a nosotros para que la atendamos.
Estamos aquí, queremos ser de algún tipo de ayuda, para que este proceso (electoral) sea lo más normal posible. Por el momento, lo vemos como un proceso normal.
A propósito de denuncia, ¿qué es lo que tiene que hacer un partido político para denunciar anomalías ante ustedes?
Ante cualquier tipo de irregularidad que se cree que esté pasando se nos tiene que hacer una denuncia por escrito con las pruebas (necesarias) para poder darle seguimiento al tema y con la contraparte que pueda corresponder, ya sea con el Consejo Supremo Electoral, con el gobierno o con otro partido político.
Nosotros lo que hacemos, en caso de anomalía, es que se trata de resolver públicamente.
¿Qué opinión le merece la posibilidad --denunciada incluso por el mismo Consejo Supremo Electoral—de que 42 mil personas de Matagalpa y Jinotega hayan sido trasladadas deliberadamente hacia la Costa Caribe para votar en los comicios del pasado 5 de marzo?
Ése es otro tema, tenemos que tener las pruebas físicas y reales de lo que esté pasando. Por ahora son puras opiniones a través de los medios, pero hay que hacer un estudio real, y yo creo que el Consejo Supremo Electoral lo está haciendo en este momento.

Elecciones serán normales
Gajardo tiene una valoración muy particular de que en Nicaragua las próximas elecciones tienen importancia, y se desarrollarán en un ambiente de completa normalidad.
Hasta el momento, ¿cuál es la valoración del proceso?
Después de las elecciones de la Costa Atlántica (Caribe) ha sido un proceso normal hasta este momento, tranquilo y esperemos que siga así. Hay que mantener la cordura de los partidos políticos; éste es un momento difícil para todos.
Comparado con las elecciones en América Latina, Nicaragua tiene una importancia relevante en Centroamérica. Queremos y creemos que va a ser un proceso electoral normal como todos los otros procesos que han ocurrido este año en el continente.
Se ha dicho mucho que estas elecciones se han internacionalizado. En su momento el subsecretario de Estado de Estados Unidos (ahora ex subsecretario) Robert Zoellick pidió a la OEA una misión de observadores, y ustedes ya estaban nombrados y trabajando aquí. ¿Cómo vieron esa petición de parte del gobierno de Estados Unidos?
El tema de la internacionalización de los procesos electorales en Nicaragua viene desde los años 90; no es una cosa nueva que somos observadores por primera vez. Se ha estado dando (la observación electoral de la OEA) en 1990, 1996 y 2001, en lo que es elecciones presidenciales y en todos los procesos municipales y de la Costa Caribe.
Respecto de lo que pueda decir uno u otro país, nosotros no nos metemos, porque es una cosa interna. Nosotros solamente le damos seguimiento y vemos si hay algún tipo de denuncia específica de alguno de los actores (electorales).

¿Cuál es la siguiente etapa de participación de la Misión de Observación Electoral de la OEA?
Nuestra primera fase fue la participación en las elecciones de la Costa Atlántica (Caribe). La segunda fase comenzó el 7 de mayo con la venida de los técnicos electorales y observadores, donde le dimos seguimiento a la semifase que fue la verificación ciudadana.
Lo que viene ahora es ver algunos temas pendientes (de la misión) como es la parte logística para los observadores. Cómo y cuándo van a llegar al país. Eso es lo que estamos evaluando para ir adelantándonos a los acontecimientos, (para determinar) si realmente se requiere de una presencia mayor de la que tenemos ahora o cuántos observadores vamos a necesitar y eso dependerá también de nuestro presupuesto y del pedido interno (de las autoridades electorales).
¿Cuándo estaríamos conociendo qué cantidad de observadores va disponer la OEA?
Contamos con un grupo base que tiene ocho técnicos, quienes están dándole seguimiento a la parte legal del proceso electoral, como la cedulación, la cartografía, medios de comunicación, seguimiento a los partidos políticos y el área de informática. También vamos a dar un poco de seguimiento al tema del financiamiento de las campañas.
Hay un grupo que está viniendo todos los meses que se quedan entre dos y tres semanas. Ya estamos compartiendo estos temas con el Consejo Supremo Electoral, dándole a conocer algunas sugerencias en algunos casos.
El otro tema es más específico, se refiere a los observadores de campo o zonales que vendrían en septiembre u octubre para instalarse en las distintas regiones y departamentos del país para hacer un poco de seguimiento más exhaustivo en la parte local de lo que está pasando no sólo en Managua, sino también en el resto del país.