Política

El ajedrez de los diputados


Un día después del Día de las Madres, el 31 de mayo, los nicaragüenses verán desfilar manifestaciones de personas frente a las oficinas del Consejo Supremo Electoral, en el despegue de sus aspiraciones por ser diputados nacionales, centroamericanos y hasta suplentes. Hoy es fácil decir cuántos podrán alzarse con una curul, lo difícil es aventurarse a afirmar quiénes serán.
Las negociaciones en algunos casos, y pugnas en otros, no son ajenas en la mayoría de las cinco opciones electorales: cuatro alianzas y un partido.
Pero, ¿qué diputados necesita Nicaragua? Eso lo decidirá el voto ciudadano. Sin embargo, dadas las circunstancias inéditas de este año, cuando será difícil que los partidos tradicionales se alcen con el monopolio de los votos, la calidad y capacidad de representantes se convierte en una exigencia suprema.
Recientemente el analista, doctor Alejandro Serrano Caldera, se refirió a este aspecto ponderando que “se necesitará una capacidad negociadora y una experiencia política muy particular”.
Y es que el análisis de Serrano Caldera parte de que “ya no se trata de lealtades o de posiciones a partir de líneas verticales, sino que se abre un panorama donde la capacidad de negociación será el factor fundamental para el ejercicio democrático nicaragüense”.
Indudablemente, quiérase o no, y aunque algunos partidos pueden menospreciar esta exigencia, los procesos internos de cada alianza o partido se han tensado porque hay quienes aspiran al cargo y otros que en verdad desean hacer un buen papel. Un tercer elemento es, quizás, el que más ha pesado, la decisión de los líderes que buscan lealtades y compromisos.

El Frente Sandinista
Los sandinistas son los primeros en celebrar elecciones primarias en Nicaragua, no obstante, a pesar de tener un reglamento, en este proceso en la última consulta se nombró una comisión ad hoc con supremas potestades, no sólo para cumplir sus compromisos con los aliados, sino para reacomodar los resultados de las primarias, según la conveniencia del Secretario General y su círculo. No hay que sorprenderse si lo que ratifique el congreso hoy no sea necesariamente lo que la consulta arrojó como resultados.
Ha habido rabietas y descontentos, pero éstos muy poco se conocen, porque se trata de un sector político muy disciplinado, salvo algunas filtraciones como el evidente descontento en Managua de Evert Cárcamo; las agrias acusaciones en Nueva Segovia; el descontento en Chinandega, Estelí y Chontales, en la mayoría de los casos provocados por veteranos diputados que pretendieron reelegirse y su baja votación no pudo ser asimilada.
Apagando el fuego con suplentes
La todopoderosa comisión ad hoc se ha movido con plenos márgenes de negociación para apagar los fuegos de una manera muy simple. En el caso de Nueva Segovia, donde el FSLN aspira a un diputado y el PLC a otro, Leonel de Jesús López Zeledón, muy molesto con César Castellano Matute amenazó con irse del partido, pero días después pasa a ser suplente, y entre ellos hubo un arreglo muy particular, se distribuirán la representación de Nueva Segovia por un período de seis meses cada uno.
En Estelí hubo una leve refriega por el malestar de la actual diputada Albertina Urbina Zelaya, cuyos seguidores, a causa de ello, intentaron desprestigiar a Martha Marina González, la segunda más votada durante la consulta. La comisión ad hoc sacó una suplencia para Urbina, y el caso se cerró.
En Chinandega hubo agrios ataques al diputado Marcelino García porque acusaron a sus seguidores de comprar votos, y con ello garantizar su reelección, sin embargo, las cosas no variaron y quedaron hasta ahí.
Los estratégicos de Managua
En el caso de Managua, 45 precandidatos se sometieron a las reglas del juego electoral, incluyendo aspectos como la misma creación de la comisión ad hoc y así, 19 personas quedaron en una lista donde, según las nuevas realidades señaladas por Serrano Caldera, el Frente Sandinista podría aspirar a seis o siete diputados, salvo que alcance más del 42 por ciento, que significa unas ocho curules. El cálculo más optimista de sus dirigentes asigna la misma cantidad de diputados para estas elecciones, cuando se calcula que el conciente será de unos 40 mil votos. Otras fuentes indican que obtendrá entre cinco y siete representantes, como máximo.
Los resultados de la consulta han sido reacomodados porque los candidatos más estratégicos para Daniel Ortega: Edwin Castro y José Figueroa, que fueron por la reelección, resultaron con una votación muy baja: 12 mil 822 y 12 mil 741, respectivamente.
El reglamento indicaba que el aliado iría en el noveno lugar, pero no fue así; también que el cuarto lugar le corresponde a uno de los municipios. No obstante, la primera gran sorpresa fue que el ex aspirante a la Vicepresidencia, ingeniero Agustín Jarquín, fue nominado primero en la lista, arriba del más votado, el controversial Evert Cárcamo, un sandinista acostumbrado a recibir esas noticias desde que fue relegado en sus aspiraciones como alcalde y en su lugar ungieron a Herty Lewites en el año 2000. Cárcamo obtuvo 14 mil 923 votos, según datos oficiales del FSLN.
El candidato con mayor cantidad de votos alcanzada, fuera de Managua, fue César Vásquez con 6153 votos, quedó en séptimo lugar, y por reglamento le corresponde el cuarto lugar, sin embargo, había intenciones de dejarlo en octavo lugar.
Con la cuota juvenil no había problemas, porque Jasser Martínez, el segundo más votado con 14 mil 165, tiene garantizada su curul, sin embargo, las mujeres a quienes le corresponden dos cupos solamente tenían a Iris Montenegro. Este sector no estaba muy contento.
Cuatro veteranos diputados quedaron sin ninguna posibilidad de repetir, pero no es de sorprenderse si los vemos desfilar como suplentes, y el caso se habrá resuelto.
El Partido Liberal Constitucionalista
Este partido está signado por la voluntad de un líder, Arnoldo Alemán, único con la potestad de diseñar la lista de su conveniencia. Esta realidad ha causado las más fuertes contradicciones a niveles de amenazas de rebeliones, deserciones, y para hoy anuncian una sorpresa, la cual no está ajena a esta situación.
Este partido no celebra primarias porque lo fundamental es la incondicionalidad tan necesaria por la garantía de tener una cuota en la Asamblea Nacional que le permita la sobrevivencia política a su líder.
El regreso de José Antonio Alvarado al lado de José Rizo, le ha creado una correlación de fuerzas nunca antes vista respecto a Alemán. Se trata de una tercia entre tres neo-fundadores del PLC.
Si la sorpresa de hoy es el resultado de esa tercia, no sería extraño que los diputados impuestos por Rizo y Alvarado sobresalgan en la balanza por encima de la de Alemán, algo hipotético.
En el PLC, un grupo de 30 ó 40 personas es el que toma las decisiones, y llevan como propuestos a diputados nacionales, encabezando la lista, al presidente del partido, Jorge Castillo Quant. En los departamentos anuncian a personas que no son miembros del PLC sino aliados, pero eso está por verse.
“Para diputados influimos todos, dependiendo para qué sea. Si es de Managua, la voz principal la llevan Wilfredo Navarro y María Haydée Osuna, pero el que decide al final es Arnoldo Alemán.
Escoger harás, decidir jamás
Los estatutos del PLC establecen que cada junta departamental, según ellos, integrados por mujeres, jóvenes y profesionales, escogen por voto a mano alzada la lista de candidatos a diputados departamentales.
En el caso de quienes aspiran a ser diputados nacionales, la decisión la toma el CEN y luego cada nombre será ratificado por convención de este domingo.
Todo indica que la tesis del PLC es que la persona que se escoja reúna ciertas condiciones y lleve más beneficios, más votos, pero si además de eso es leal, las cosas serán del agrado del líder.
El vicepresidente del PLC, Wilfredo Navarro, ha afirmado que si bien es cierto, la fórmula presidencial puede proponer candidatos, al final es el PLC el que tendrá la última palabra, y recordó que tanto Rizo como Alvarado participan en las propuestas. No obstante esas propuestas, al final qué prevalecerá, es la pregunta.
En el rejuego interno, los liberales no tienen muchos problemas a la hora de escoger a sus candidatos, en su mayoría van por la reelección, pero hay un diputado que no calza en sus cálculos: Noel Ramírez, ex presidente del BCN y no muy bien visto por Alemán, sin embargo, este hombre maneja mucha información acerca de los casos de corrupción que se le atribuyen al líder.
Alianza Liberal Nicaragüense, MRS y Alternativa por el Cambio
Son las fuerzas emergentes en la política nacional, reivindican la democracia participativa pero, contradictoriamente, sus candidatos a diputados a excepción de ALN-PC y el MRS que realizaron un esfuerzo de primarias muy discreto, Alternativa por el Cambio lo ha hecho por la vía de asambleas, ejercicio que limita una participación más abierta.
En defensa de este déficit, los líderes de estas agrupaciones han apostado a quitarle candidatos en el terreno a los tradicionales PLC y FSLN, y los nombres conocidos hasta ahora, no dejan de tener cierta representatividad en sus respectivos nichos partidarios.

Cambiará mapa nacional de diputados
Un ejercicio acerca de las posibilidades de cada partido participante en algunos departamentos del país augura algunas sorpresas locales.
En Nueva Segovia, tradicionalmente ha habido dos diputados, uno del PLC y otro del FSLN. Esta situación podría cambiar, si el ex alcalde de Jícaro y ex presidente del PLC, ahora el primer candidato de ALN, Luis Sarantes, rompe el poder de la familia Gadea que ha sido la garantía de Arnoldo Alemán en ese lugar.
En Estelí, los liberales constitucionalistas siguieron la orientación al pie de la letra y diseñaron una lista de personas, pero encabezados por el diputado Gabriel Rivera, hombre de confianza de Alemán y el seguro reelecto si ALN, que lleva un candidato poco conocido, no logra desplazarlo. El Frente Sandinista está seguro de llevar a sus tres candidatos porque la alianza MRS, aún con alguna fuerza, no podría desplazarlo. Un ex concejal sandinista, Amado Briones, es el primer candidato de esa fuerza. Alternativa por el Cambio apenas logró cien votos en el municipio de Estelí en las últimas elecciones.
La presencia de María Eugenia Sequeira en León y el paso de muchos PLC a esa alianza podrían quitarle un diputado a Arnoldo Alemán, mientras los renovadores sandinistas, encabezados por un ex Juventud Sandinista como Alfonso Silva, podría disputarle un lugar al Frente Sandinista.
En Chinandega, la sola presencia del presidente de la Asamblea Nacional intentando una reelección, ahora con ALN, y el señor Luis Callejas, podrían quitarle el monopolio al PLC, que ha permanecido con tres diputados, igual que el FSLN. Los cálculos indican que ALN y MRS obtendrán un diputado cada uno en Chinandega en detrimento de los tradicionales.
En Granada, el PLC podría perder un diputado con la candidatura del doctor Edgard Vallejos, de la alianza ALN-PC.
En Jinotega, la presencia en ALN de Rubí Zeledón, ex candidata a alcaldesa por ese municipio y ex diputada suplente del PLC, tiene en peligro a una de las dos diputaciones que tradicionalmente ha tenido el PLC.