Política

Alemán, pieza clave en la política nacional

Desde su hacienda El Chile, donde cumple la condena en régimen de convivencia familiar por tratarse de un reo valetudinario que padece de enfermedades crónicas, Alemán sigue coordinando las acciones del Partido Liberal Constitucionalista (PLC) de cara a las elecciones del próximo mes de noviembre.

Arnoldo Alemán, condenado a 20 años de prisión por lavado de dinero, tras protagonizar un escándalo de corrupción en la presidencia de la República (1997-2002), sigue siendo pieza clave en la política al controlar el Partido Liberal Constitucionalista (PLC).
Alemán deberá enfrentar el juicio en Panamá, después de que en 2003, la juez primero de distrito del crimen de Managua, Juana Méndez, lo encontrara culpable de "lavado de dinero", peculado, malversación de caudales públicos, fraude, asociación e instigación para delinquir y delito electoral.
Esta sentencia aún no es firme porque se encuentra en apelación en el tribunal de Apelaciones de Managua. Pero todas estas acusaciones no han sacado de la escena política a Alemán, quien tiene en sus manos las riendas del PLC.
Desde su hacienda El Chile, donde cumple la condena en régimen de convivencia familiar por tratarse de un reo valetudinario que padece de enfermedades crónicas, Alemán sigue coordinando las acciones del partido de cara a las elecciones del próximo mes de noviembre.
El embajador de Estados Unidos, Paul Trivelli, en recientes declaraciones, ha insistido en que el principal problema para unir a la derecha ante las elecciones, ha sido Alemán.
Alemán, abogado de profesión, de 60 años, ha sido el centro de la lucha contra la corrupción desde que su sucesor, Enrique Bolaños, asumió la Presidencia el 10 de enero del 2002.
Bolaños, vicepresidente de Alemán entre 1997 y 2001, presidió el Comité Nacional de Integridad que velaba por erradicar la corrupción, tiempo en que pedía pruebas a la prensa, que a diario denunciaba las irregularidades de Alemán. Ahora, Alemán y Bolaños se han convertido en enemigos irreconciliables lo que ha ocasionado también la división de los liberales entre los "arnoldistas" y los "bolañistas".
Vertiginoso ascenso político
El ex presidente Alemán comenzó un vertiginoso ascenso político y económico en 1989, al fundar, con tres amigos, el Partido Liberal Constitucionalista (PLC) sin estructura, ni base desde 1979.
El PLC se sumó a la Unión Nacional Opositora (UNO), que en 1990, con Violeta Chamorro como su candidata presidencial, venció al ex presidente sandinista Daniel Ortega (1979-1990).
Unos meses después, esa coalición instruyó elegir como alcalde de Managua al socialcristiano Agustín Jarquín, pero Alemán se ganó al resto de los concejales y fue electo Alcalde del Ayuntamiento.
Como Alcalde de Managua, de 1990 a 1995, Alemán afrontó numerosas denuncias de corrupción. Con la frase la "noche oscura", insertada en sus discursos para aludir la década de los años 80 del Gobierno Sandinista, (1979-1990), alcanzó la Presidencia en 1997.
Millonario en una década
A finales de 2001, tres diputados liberales disidentes denunciaron a la Contraloría (Fiscalía de cuentas) que el patrimonio de Alemán había crecido de 14.000 dólares que declaró, cuando asumió la Alcaldía de Managua en 1990, a 250 millones de dólares en el 2001.
A todas esas acusaciones, Alemán respondía que eran fruto de la "envidia" de sus enemigos políticos y que sus ganancias se debían a sus beneficios y al "sudor de su frente".
La Procuraduría acusó a Alemán de haber blanqueado 10 millones de dólares, de 15 instituciones estatales de Nicaragua, en agosto del 2002, a sus cuentas en bancos de Panamá . La Contraloría aún investiga a Alemán por el uso de la tarjeta de crédito presidencial en regalos a su esposa, hoteles, casinos, ropa y licor en decenas de países por todo el mundo, por un total de 1,8 millones de dólares.
En Panamá, la Fiscalía Anticorrupción del Ministerio Pública inicia en el 2002 investigaciones contra Alemán y varios de sus allegados por supuesto lavado de dinero. Ahora, el ex presidente tendrá que sentarse nuevamente en el banquillo de los acusados por supuesto lavado de dinero en Panamá.