Política

“Yo no veo a Rizo como Presidente”

* ¿Rizo en el campo? Tal vez en uno de golf, responde

Esteban Solís

El candidato del PLC José Rizo Castellón dijo esta semana que el trabajo de Jaime Morales Carazo dentro del liberalismo ha sido intelectual y que no recordaba ni se imaginaba que haya sido una persona de trabajo partidario ni visitando o teniendo contacto con las bases del partido.
El comentario de Rizo Castellón fue a propósito de interrogantes de diferentes medios de comunicación que le preguntaron qué pensaba de una eventual candidatura a la vicepresidencia de la República de Morales Carazo en fórmula con el dirigente sandinista Daniel Ortega.
La respuesta a las expresiones de Rizo Castellón fue mordaz y, hasta cierto punto, lapidaria. “Yo aprecio a mi amigo José Rizo y respeto su punto de vista, pero así como él no me ve organizando directivas partidarias en los barrios, yo tampoco lo veo a él, nunca me lo imagino, en la presidencia de la República”.
“Llevé al PLC al poder”
Morales Carazo le recordó que en 1996 se desempeñó como jefe de campaña del PLC y llevó al partido al poder. “Yo no tuve papel protagónico y me aparecí en horas de la madrugada solamente para decir que habíamos ganado”.
Creo que don José Rizo se precipitó en sus apreciaciones, porque esto de que yo vaya a ser el compañero de fórmula del comandante Ortega dentro de un proceso verdadero de reconciliación y un esquema de gobierno nacional es conjetura, una bola, una especulación, y el doctor Rizo debió esperar que esto se materializara.
Una más. Rizo se declara como un hombre del campo, pero “yo creo que campos de golf, porque su área de especialización han sido los terrenos de la diplomacia, sin restarle ningún mérito, y su derecho a pretender ser presidente de la República, ya pasó un largo proceso para ser ungido o uncido, es una cuestión de semántica”.
Morales Carazo dijo que en lo personal era muy consciente de su tiempo y de su papel, porque así como nunca lo vieron durante la campaña del PLC, que lo llevó al poder, habían mentes intelectuales y organizadoras que también redacta-ron los principios y estatutos del partido. El legisla-dor liberal tuvo una des-tacada participación en la redacción de esos docu-mentos.