Política

“No hay gobierno en la República”

* Los problemas de la nación están relegados, y diputados en campaña * Critica convenio con Venezuela y advierte que existe “clientelismo político”

William Briones

Nicaragua afronta un período de “desgobernización” lamentó ayer la presidenta del Movimiento Renovador Sandinista, MRS, Dora María Téllez, al indicar que el país permanece enfrascado en una prolongada crisis del sector salud y el transporte, incrementada por el precio del combustible, mientras los poderes del Estado “brillan por su ausencia”.
Comentó que la población no percibe acciones concretas del presidente Enrique Bolaños para afrontar estas dificultades, en tanto la mayoría de diputados está inmersa en su respectiva campaña reeleccionista.
“El Presidente que no está trabajando. Cualquier gobierno, en su lugar, tomaría acciones. El cambio de hora parece un chiste de mal gusto. Un gobierno serio enviaría un proyecto de ley al Parlamento que obligue la licitación del petróleo para disminuir sus costos”, consideró.
Parlamento paralizado
“Debería instruir al Ministerio de Transporte e Infraestructura, MTI, a tomar acciones para reducir el uso del combustible. Creo que el sector privado y público, incluso, están en voluntad de hacer un racionamiento en este sentido”, añadió.
Dijo que los legisladores están en campaña electoral “con el tiempo y dinero pagado por la población. El Parlamento está completamente sin hacer nada frente a la crisis. Las comisiones Económica y de Infraestructura debieran estar buscando alternativas”, dijo.
Recordó que existe una serie de iniciativas como la Ley de Educación “que ni la aprueban ni la vetan”, en tanto otras esperan su aprobación como el Código Penal y Ley de Igualdad, además de varios convenios de préstamos “que nunca salieron”.
Duda de seriedad en convenio
Téllez ve con desconfianza el acuerdo petrolero suscrito por los alcaldes de la Asociación de Municipios de Nicaragua, Amunic, y Daniel Ortega, con el mandatario venezolano, Hugo Chávez.
“Si Chávez hubiera querido hacerlo en serio, lo hubiera hecho con el gobierno. Ese es un acuerdo demagógico y de clientelismo político. Creo que la llegada del petróleo, en caso de que llegue, sería desastrosa. Que me digan quiénes lo van a distribuir. Si es vendido más barato, me imagino que los cupones saldrán de reventa, y si lo venden más barato, no hay ganancia para los consumidores”, indicó.