Política

CSE sigue “empantanado”

* Ahora aseguran que mientras no se discutan los acuerdos alcanzados con la misión de la OEA no asistirán a las sesiones * A 36 días de las elecciones regionales, vuelve a tensionarse clima en Poder Electoral

La crisis interna del Consejo Supremo Electoral (CSE) “pica y se extiende”. Ayer, los magistrados liberales Luis Benavides, José Marenco y el suplente Julio Osuna decidieron que no harán quórum hasta que se discuta la gestión de la misión especial de la Organización de Estados Americanos (OEA), después de conocer que el presidente de la institución, Roberto Rivas, incluyó otros temas en la agenda.
La tregua duró menos de 20 horas, y terminó con aventones de puerta, arrebatos y malas miradas, porque en el último momento Rivas incluyó el cambio de nombre del Movimiento de Salvación Liberal (MSL) a Alianza Liberal Nicaragüense (ALN) y otras resoluciones aprobadas por los tres magistrados sandinistas y el mismo Rivas, así como la revisión del calendario electoral.
La sesión de ayer estaba programada para las once de la mañana, pero, una hora antes, Rivas convocó a conferencia de prensa para desmentir al vocero del Partido Liberal Constitucionalista (PLC), Leonel Téller, y al ciudadano Juan Santos Padillas, quienes acusan al CSE de fraguar un fraude electoral.
Rivas mostró las quejas presentada por el presidente del PLC, Jorge Castillo Quant y por Padilla. El primero alega que se verificó en la circunscripción cuatro, y Padilla argumenta que fue en la quinta circunscripción. El presidente del CSE retó a los miembros del PLC y a sus colegas liberales, para que presenten ante ese Poder del Estado la lista de personas excluidas del Padrón Electoral, para su incorporación.
El berrinche de los liberales
Repentinamente, aparecieron los tres magistrados liberales, con la mirada turbada, y enfrentaron a Rivas. Cuando el titular del CSE trataba de abandonar el local, Marenco empujó la puerta de la sala de sesiones en una actitud de rechazo a la comparecencia de su colega.
Rivas recriminó a los liberales sobre su identidad política, porque, dependiendo de la ocasión, es señalado de liberal, sandinista, arnoldista. “No sé a que partido pertenezco, estoy confundido”, exclamó.
Los magistrados liberales anunciaron que mientras no se discutan los acuerdos alcanzados con la misión de la OEA, no asistirán a las sesiones. Acusaron a Rivas de violar el acuerdo asumido por separado al incluir otros temas.
El presidente del CSE explicó que la petición de agenda única de sus colegas liberales no había sido reconocida por ellos, porque Osuna no fue incorporado legalmente para sustituir al magistrado propietario René Herrera, quien regresa hoy de México, después de una operación. No obstante, Benavides mostró la carta fechada el dos de enero, en la que Herrera notifica al secretario de actuaciones, Roberto Evertz, la incorporación de Osuna.
Biehl demanda solución inmediata
El jefe de la misión de la OEA, John Biehl, exhortó a los magistrados a resolver de inmediato el conflicto, para no deslegitimar el proceso electoral de la Costa Caribe.
Con la suspensión de la sesión de ayer los magistrados vuelven a postergar decisiones vitales como las objeciones a varias Juntas Receptoras de Votos (JRV), auditorías al Padrón y una serie de resoluciones, como la vinculada al conflicto interno del Partido Resistencia Nicaragüense (PRN).
El director del Instituto para el Desarrollo de la Democracia (Ipade), Mauricio Zúñiga, deploró la crisis institucional del CSE. “Es lamentable que la institución electoral, que se comprometió a funcionar sin ningún tipo de conflictos, esté cayendo de nuevo en problemas de infuncionalidad, los cuales le restan credibilidad y legitimidad ante la sociedad y organismos de observación internacional, debido a su composición partidaria”, dijo.