Política

Padrón Electoral bajo auditoría

Estudio pretende retomar confianza perdida en la estructura electoral, y podría ser presentado la próxima semana

El grupo cívico Etica y Transparencia (EyT) está realizando una auditoría en el padrón electoral de Nicaragua para conocer la condición de este registro, informó hoy el director ejecutivo de esta institución, Roberto Courtney.
En rueda de prensa, Courtney dijo que con este ejercicio se espera conocer con el 1 por ciento de margen de error a dónde van los ciudadanos a los que se les saca de este registro, y con qué frecuencia y si esto tiene un sesgo político.
El estudio permitirá establecer la confianza en el padrón electoral, y si no está bien no quiere decir que todo se va a arreglar automáticamente, porque esto dependerá de la presión de los partidos políticos a partir de los "datos duros" que "EyT" divulgará la próxima semana, dijo Courtney.
Para realizar esta auditoría los miles de observadores de "EyT" han tenido que visitar las circunscripciones electorales en todo el país, casa por casa por períodos de un mes entero, lo que un observador internacional no está en capacidad de hacer, anotó.
El ejecutivo de "EyT" recordó que este grupo cívico ha observado las elecciones en Nicaragua desde 1996.
Podría estar inflado
El problema del padrón electoral del país es que se considera que "está inflado" porque no ha sido depurado.
Agregó que persiste el problema de los ciudadanos que han fallecido en los últimos quince años y que se calculan que pueden ser 100.000 personas y que se mantienen en el padrón que contiene un universo de 3 millones de votantes.
Los partidos Liberal Constitucionalista (PLC, derecha) y Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN, izquierda), pese a todo, no han expresado temor de que los muertos voten con la cédulas de otras personas vivas.
Pero también existe el problema de que hay personas a las que se les saca del padrón porque hay ciudadanos que nunca han votado en las últimas tres elecciones presidenciales y legislativas.
La Ley Electoral nicaragüense dice que el ciudadano puede votar donde aparece en el padrón, donde dice su cédula de identidad ciudadana, o con dos testigos, si no figura en el padrón.
"Hay que decidir qué es lo mas conveniente cuando el padrón no da confianza", dijo el director ejecutivo de "EyT".
Anotó que la observación electoral tiene tres objetivos: preventivo, curativo y detección y diagnóstico de los problemas electorales.
Agregó que los resultados de la auditoría del padrón electoral servirían para uno de estos objetivos, que es para prevenir los problemas en caso de que sea posible.
En Nicaragua se celebrarán este año dos procesos electorales. Uno para elegir el 5 de marzo próximo a los 90 miembros de los consejos regionales en el Caribe Sur y Norte del país, de 45 integrantes cada uno.
El 5 de noviembre próximo se celebrarán elecciones presidenciales y legislativas.
Para las elecciones generales se abrirán mas de 10.000 juntas receptoras de votos, donde en cada una de ellas pueden votar hasta un máximo de 400 ciudadanos.