Política

“A EU le preocupa Sistema Judicial”


Vladimir López

La destrucción en Nicaragua de los misiles SAM-7 dejó de ser la principal “preocupación” de la administración de Estados Unidos, la que ahora se concentra en el actuar del Poder Judicial, especialmente en lo referido al tema de los narcodólares.
El general estadounidense Ken Keen, asignado como Comandante General del Ejército Sur de Estados Unidos, desde el pasado 28 de octubre, visitó Nicaragua, como parte de una gira por Latinoamérica, y sostuvo un encuentro con el ministro de Defensa, Avil Ramírez, y el jefe del Ejército de Nicaragua, General Omar Halleslevens.
Ramírez señaló que esa “preocupación” la expresan también los gobiernos de la Unión Europea (UE) y Centroamérica. “Fue uno de los temas que sacó a relucir el general Ken. De nada sirve que la Fuerza Naval y la Policía (Nacional) arriesguen sus vidas en el Mar Caribe, el Pacífico y Golfo de Fonseca, o pasen tres días en operaciones de inteligencia para capturar narcos, arriesgando sus vidas y las de sus familiares, para que dos semanas después venga un juez y diga que no encuentra ninguna prueba que permita que esos delincuentes guarden prisión”, lamentó.
Precisó que tal como se ven las cosas, un ejemplo de ello es el reciente caso de los 609 mil dólares regresados a los narcotraficantes por orden de un juez o el caso de Rivas, “vamos a tener que salir pagando intereses por el dinero que se les incaute. También nos exponemos a que demanden al Ejército, la Policía y otras autoridades por cumplir con la captura de esas personas, con cantidades millonarias de dinero”, agregó.
Peligro en año electoral
Señaló que “los narcotraficantes que ya han invadido el Poder Judicial podrían ampliar su esfera de acción hasta penetrar, incluso, las organizaciones políticas, porque Nicaragua es una tentación para el crimen organizado, por la fragilidad, no sólo de los dirigentes políticos tradicionales, sino por las flaquezas del Poder Judicial”, alertó.
Ramírez manifestó recientemente la necesidad de destruir más de la mitad de los 1,051 SAM-7, los cuales Nicaragua conserva en los almacenes militares. Entonces, dijo que el Gobierno nicaragüense espera destruir 651 misiles durante el primer trimestre de este año, dejando únicamente 400 cohetes en poder del Ejército de Nicaragua.
“Sólo esperamos que la Asamblea Nacional apruebe la solicitud de destrucción de los misiles para proceder. La misión técnica del Ejército recomendó quedarse con el 20% de los misiles (400 unidades), por lo que esperamos destruir 651”, manifestó. Ramírez comentó que al parecer, Estados Unidos respetará la recomendación de los técnicos del Ejército.
Dijo que ha sostenido conversaciones sobre el tema con el embajador Paul Trivelli. “Precisamente ayer conversamos sobre este tema, y tenemos confianza que la Asamblea apruebe la solicitud de destrucción de los misiles. Es un tema que interesa a ambos gobiernos, que siempre está en la agenda de nuestros países. Creo que ellos (EU) están satisfechos, confiando en el gobierno y el Ejército”, consideró.