Política

Lewites culpa al FSLN de azuzar paros

* Recuerda que las elecciones de noviembre son de suma trascendencia para el futuro del país

Esteban Solís

El precandidato presidencial Herty Lewites, acusó al secretario general del Frente Sandinista (FSLN), Daniel Ortega, de pretender la paralización del país, azuzando a gremios como salud y educación, para distraer la atención del presidente Enrique Bolaños y la ciudadanía, a la propuesta de que el pueblo se pronuncie a través de un referendo, sobre la aplicación o no de las reformas constitucionales.
“Ortega no quiere esa consulta, ni quiere las reformas a la Ley de Carrera Judicial, por eso pretende paralizar el país con paros y huelgas”, dijo. Observó que el año 2006 es “bastante tenso” para el país, considerando la campaña electoral, la que considera, posiblemente, más importante que los comicios de 1990, “porque nos estamos jugando el futuro de este país, si vamos hacia delante o hacia atrás”.
Ve como una confrontación coyuntural las discrepancias entre el FSLN y PLC. “Si el próximo año sacan los 56 votos para controlar el Parlamento, vuelve el pacto, aunque si les sale el tiro por la culata, se fregaron los dos”, razonó.
Liberar sector transporte
Dijo que en más de una ocasión le ha manifestado al candidato de Alianza Liberal Nicaragüense-Partido Conservador (ALN-PC), Eduardo Montealegre, que si ambos obtienen una mayoría de diputados, intenten una reforma total a la Constitución, para acabar con la repartición de cargos y reducir el Estado.
El candidato de la Alianza “Herty 2006” insistió en que defenderá la propuesta de referendo hecha por Bolaños, porque necesita estabilidad en su nuevo gobierno. “Si esas reformas entran en vigor en enero de 2007, significa llevar la inestabilidad política al nuevo gobierno, por eso el referendo es una parte de la estabilidad y el futuro de este país”, remarcó.
Se pronunció a favor de la reforma a la Ley de Carrera Judicial, porque observa “chocante” los recientes fallos judiciales. Lewites se pronunció también por acabar de una vez con la crisis del transporte, la cual parece una situación cíclica que termina en paros, heridos y vehículos quemados.
Según dijo, la respuesta es liberar ese sector. Asimismo, recordó que es el pueblo quien paga el subsidio de los empresarios del transporte, y sin embargo, los usuarios soportan maltrato de los conductores de buses y de sus ayudantes, además de tener que abordar unidades que son realmente chatarras.