Política

Cumbre antinarcotráfico

* Mandatarios acordaron instalar en Guatemala una oficina regional para el combate al narcotráfico y recibieron promesa de Bush de que no habrá deportaciones masivas

ACAN-EFE
Los presidentes de Centroamérica acordaron ayer, en El Salvador, establecer la sede de una oficina regional contra el narcotráfico en Guatemala y revisaron asuntos pendientes para la vigencia del TLC con EU, el cual esperan entre en vigor el primero de marzo.
De la breve reunión efectuada en las instalaciones del Aeropuerto Internacional de Comalapa, sin embargo, no quedó exenta la discusión sobre el tráfico ilegal de armas, que salen de la región, con destino a los grupos armados e irregulares de Colombia. El presidente colombiano, Álvaro Uribe, había solicitado su homólogo salvadoreño, Antonio Saca, que abordara con los mandatarios centroamericanos tal situación, por lo que ayer mismo decidieron investigar aparentes factores de este trasiego.
A la cita asistieron Óscar Berger, de Guatemala: Enrique Bolaños, de Nicaragua; Ricardo Maduro, de Honduras y Elías Antonio Saca, de El Salvador, en donde también abordaron la situación migratoria de miles de ciudadanos de la región en EU.
Por Costa Rica asistió el ministro de Hacienda, David Fuentes. Tsmbién participó el presidente electo de Honduras, Manuel Zelaya, quien asumirá el cargo el próximo viernes.
Oficina anti-drogas en Guatemala
En una rueda de prensa, el presidente de Guatemala informó de que su país será la sede del futuro Centro Regional de Coordinación contra el Narcotráfico y Delitos Conexos en Centroamérica, el Caribe y México, cuya creación fue acordada esta semana en San Salvador, tras una reunión que duró tres días en la que participaron los altos cargos de la región.
Berger informó que en El Salvador funcionará una subsede del centro para el combate de las drogas y el narcotráfico, y agradeció a este país haber cedido a Guatemala la oficina principal, tras señalar que el narcotráfico es un grave problema en su país.
Por su parte, el presidente declaró que analizó con sus colegas centroamericanos “detalles burocráticos” que han retrasado la entrada en vigor del Tratado de Libre Comercio entre Centroamérica, República Dominicana y Estados Unidos (CAFTA-DR, siglas en inglés), la cual estaba prevista para el primero de enero pasado.
Saca dijo que representantes de los gobiernos centroamericanos conversan con la Oficina de Comercio de Estados Unidos los asuntos pendientes, los cuales no precisó.
Sin embargo, se ha informado que Estados Unidos requiere una serie de reformas legales por parte de los países centroamericanos para la operatividad del instrumento comercial.
Tanto Saca como el presidente de Honduras aseguraron que “el CAFTA-DR va”, y que lo resta “son detalles” que esperan ser superados en las próximas semanas.
Bush tranquiliza c
on TPS
Los gobernantes también abordaron la situación de miles de compatriotas que viven en EU, amparados a un Estatus de Protección Temporal (TPS).
Saca aseguró que en reciente conversación, por teléfono, que sostuvo con el presidente estadounidense, George W. Bush, éste le aseguró que los TPS que se han concedido a los países centroamericanos mantendrán su vigencia hasta la fecha en que se han concedido.
En ese sentido, pidió tranquilidad a la población ante rumores que circularon esta semana, en El Salvador, referentes a que las personas amparadas al TPS podrían ser deportadas en cualquier momento.
En la actualidad unos 200.000 salvadoreños gozan del beneficio migratorio que caducará el 9 de septiembre próximo.