Política

“No es sano que esta situación dure mucho”

* Diputados del PLC, CCN y Azul y Blanco realizan periplo ante Jean Paul Gobel y Miguel Obando

Consuelo Sandoval

Todo hace indicar que la participación, en calidad de facilitadores, del cardenal Miguel Obando y el nuncio apostólico Jean Paul Gobel contribuyó, ayer, a superar parcialmente el impasse en la Asamblea Nacional, luego que todas las agrupaciones políticas acordaron nominar al diputado Eduardo Gómez, para presidir la Asamblea Nacional.
Diputados de las bancadas del Partido Liberal Constitucionalista (PLC), Azul y Blanco y Camino Cristiano Nicaragüense (CCN) realizaron ayer un periplo por las oficinas de Obando y de Gobel.
El jefe de la bancada Azul y Blanco, Miguel López, nominado insistentemente por el PLC a la presidencia parlamentaria, criticó la actuación del Gobierno de Enrique Bolaños, por intervenir en la elección de la directiva, argumentando que corresponde exclusivamente a los legisladores.
Obando aseguró que, en el encuentro, los legisladores le solicitaron orar por la solución del impasse en el Legislativo. Destacó que él tiene su propio punto de vista de la crisis y resaltó que los legisladores acusan al Gobierno de obstaculizar un arreglo.
“Realmente hay una crisis. Se debió elegir la Junta Directiva el nueve de enero y no se ha podido. Creo que la crisis hay que enfrentarla y procurar trabajar por el pueblo”, comentó el religioso.
Nuncio preocupado por el conflicto
La comitiva parlamentaria también se entrevistó con el nuncio apostólico Jean Paul Gobel, quien llamó a los diputados a tener serenidad en el conflicto para que puedan elegir la directiva.
“Las últimas semanas de 2005, han sido de relativa serenidad, provocada por diálogos, acuerdos, todos lo que sabemos a nivel político, a nivel de Ejecutivo y Legislativo.
El año 2006, a partir del lunes pasado, ha comenzado un poquito movido. Es interesante, pero no es sano que la situación dure mucho tiempo de esta manera. Las diferentes bancadas han presentado su preocupación para que se solucione lo más rápido posible”, expresó.
El Nuncio mostró preocupación por el conflicto institucional, no obstante descartó la intervención del Vaticano. “No es competencia del cuerpo diplomático mediar en asuntos internos de Nicaragua, ni hacer proclamaciones fracasantes sobre la situación política. A nivel individual, amigos de los partidos, decimos lo que pensamos.
Lo que hago con los amigos que me han visitado esta mañana, lo he hecho con otros, con el Ejecutivo, pero no vamos a hablar de mediación del cuerpo diplomático en esta situación. No es competencia del cuerpo diplomático de mediar en asuntos que son puramente internos de Nicaragua”, manifestó.