Política

Ejército permanecerá al margen de crisis


Consuelo Sandoval

Las fuerzas armadas se mantendrán al margen de la crisis institucional que afecta a la Asamblea Nacional, aseguró ayer el vocero del Ejército de Nicaragua, coronel Adolfo Zepeda.
El portavoz de la institución castrense dijo que el Ejército no intervendrá en la crisis del Parlamento, argumentando que los diputados poseen la suficiente capacidad e inteligencia para superar ese escollo.
La posición de Zepeda contrasta con las declaraciones ofrecidas, la mañana de ayer, por el asesor presidencial Fernando Zelaya, quien no descartó la participación de las fuerzas armadas y Policía Nacional, para tratar de encontrar una salida a la crisis que, según él, tiene sumido al país en una situación caótica.
Zelaya reconoció que la ley no contempla la intervención de los uniformados, “pero lo contemplan las realidades, y las situaciones de hecho hay que resolverlas con situaciones de hecho”, consideró.
Como el año pasado
“Entendemos que es competencia de los partidos representados en la Asamblea Nacional (resolver la crisis). Sabemos que los diputados tienen la suficiente sabiduría y capacidad para resolver estos problemas, que se ha tomado un tiempo más allá, pero creemos que será resuelto de manera positiva para que el país siga adelante”, confió Zepeda.
Insistió en que el Ejército continuará en las actividades programadas de acuerdo a sus propios planes e insistió en que no tienen facultades para intervenir en esa crisis. Coincidió con el presidente Enrique Bolaños en que el atraso en la elección de las nuevas autoridades del Parlamento debilita la gobernabilidad del país.
Durante la crisis institucional que protagonizaron los poderes Ejecutivo y Legislativo, en el 2005, por la ratificación de las reformas constitucionales que pretendían restar facultades al presidente Bolaños, el Ejército también se mantuvo al margen.