Política

FSLN toma ventaja en cabildeo parlamentario

Estructura de “2+2+3” del FSLN cuenta hasta ahora con 45 votos, pero PLC lanza estrategia para cazar los votos que restan, entre las mismas personas que negocian con sandinistas

Humberto Meza

El Frente Sandinista ha demostrado, hasta ahora, una ventaja en el cabildeo parlamentario para la elección de la Junta Directiva de la Asamblea Nacional, aunque depende todavía de al menos dos votos de la bancada Azul y Blanco, y de un probable apoyo de los diputados de Camino Cristiano.

Todos los partidos parlamentarios retomaron desde las primeras horas de hoy, martes, las negociaciones para elegir mañana a los siete cargos directivos del Parlamento, después de la frustrada sesión de ayer.

En este proceso, el FSLN propone retener dos posiciones, otorgar dos cargos más al PLC y dejar los tres cargos restantes a los partidos con menor representación en el Legislativo (ALN-PC, Azul y Blanco, y Camino Cristiano).

Según fuentes parlamentarias, tal negociación podría dispensar de pláticas con el PLC, considerando que esta propuesta cuenta con el respaldo de los seis diputados de la bancada ALN-PC, además del diputado Jaime Morales Carazo, con lo que sumado a los38 votos sandinistas, reuniría hasta 45 votos, de los 47 necesarios para elegir.

La controversia Montealegre-APRE

Desde esta perspectiva, la estrategia sandinista sólo dependería de obtener los votos de los dos diputados de Camino Cristiano, a quienes también apunta la bancada del PLC, que hoy aparece dispuesta a ofrecer la presidencia parlamentaria a Miguel López, del oficialista APRE, y muy cercano al presidente Enrique Bolaños.

En contrapartida, el FSLN ofrecería la presidencia a la jefa de la bancada ALN-PC, María Eugenia Sequeira, (estructura controlada por el aspirante presidencial, Eduardo Montealegre) lo que reveló hoy las contradicciones entre el candidato presidencial y la estructura oficialista.

En consideración a ese escenario, el PLC cuenta con sus 41 votos, lanzando estrategias a la caza de los votos de la disgregada bancada Azul y Blanco, y de los dos diputados de CCN, con los que esperan reunir los 47 votos necesarios.

Esta apretada mayoría frustró la agitada sesión en la que irían a elegir la Junta Directiva, para el período legislativo 2006-2007, pero que se complicó después que el diputado sandinista, Gerardo Miranda, declaró que votaría con los liberales (lo que el FSLN aduce se trataba de una “misión encubierta”) y con el intento de acreditar al diputado Roberto Rodríguez, como suplente del ex presidente Arnoldo Alemán.

Ante tal frustración, el Parlamento no instaló hoy la legislatura, pese a que la Constitución ordena que toda legislatura anual debe instalarse cada 10 de enero, ante la cual el Presidente Bolaños brinda su informe de gestión anual.