Política

Sin directiva y sigue suspenso

• Después de tanto ufanarse, Quiñónez por declinar ante la imposibilidad de obtener los 47 votos

Después de seis horas de debate y enfrentamientos verbales entre los diputados de la Asamblea Nacional, la sesión plenaria solemne, convocada para elegir a la nueva Junta Directiva, fue suspendida porque ninguna de las bancadas contaba con los votos para imponer a sus candidatos a presidente.
Según el diputado Jaime Morales, la decisión de sus colegas liberales y sandinistas es abiertamente inconstitucional, porque no permitirá que el presidente de la República, Enrique Bolaños, presente el informe anual de su gestión, hoy diez de enero, como lo establece el artículo seis del estatuto del Parlamento.
Esa opinión contrasta con la que sostiene la diputada liberal María Auxiliadora Alemán, quien estima que la postergación para mañana miércoles de la elección de la directiva no rompe con el marco constitucional, por cuando la sesión fue suspendida y no quedó cerrada. Pese al intenso cabildeo telefónico y personal entre los representantes de las bancadas parlamentarias y los delegados gubernamentales, entre ellos, el vocero presidencial, Lindolfo Monjarretz, el ministro de Defensa, Avil Ramírez, y el secretario ejecutivo de las Zonas Francas, Ramón Lacayo, no lograron concretar la elección.
Presionan a Jaime Cuadra
La diputada Alemán pretendió que su colega de la bancada de la Alianza Liberal Nicaragüense-Partido Conservador (ALN-PC), Jaime Cuadra, firmara la incorporación de su suplente Evenor Vallejos, para que votara a favor de la candidatura a la presidencia legislativa de Enrique Quiñónez.
Ramírez, Lacayo y el diputado Augusto Valle, de ALN-PC, intentaron por todos los medios de impedir que Cuadra cayera en la tentación de apoyar a Quiñónez. Esas presiones les provocaron tanta tensión, que tuvo que ser sacado del hemiciclo y trasladado a las instalaciones del Conpes.
Previamente, los diputados liberales en conjunto con el precandidato presidencial José Rizo se habían reunido en busca del consenso de posiciones con cuatro aliados de Camino Cristiano (CCN) y la bancada Azul y Blanco, así como el diputado sandinista Gerardo Miranda, quien presuntamente fue infiltrado por el FSLN para hacer creer que había desertado de la maquinaria de ese partido.
Al concluir la reunión, todos los diputados liberales rodearon a Miranda para evitar que fuese agredido por sus colegas sandinistas que se habían apostado a la entrada principal del Parlamento.
Quiñónez rinde su rey
Quiñónez depuso su postulación, porque no logró completar los 47 votos, pese a que el fin de semana se ufanó de contar con los votos suficientes para alzarse con la victoria, aunque anunció que volverá a nominarse mañana miércoles. En el Plenario surgieron las candidaturas a la presidencia parlamentaria de las diputados Bladimir Pineda, María Eugenia Sequeira y Augusto Valle, de ALN, así como de Miguel López, de la bancada Azul y Blanco, quienes tampoco consiguieron el apoyo suficiente.
En la apertura de la sesión, el presidente de la Directiva de Edad, José Castillo Osejo, sin tener las atribuciones correspondientes, dio lectura a una carta que Arnoldo Alemán había remitido al Legislativo, para que el diputado Roberto Rodríguez fuese incorporado como su suplente, para que lo sustituyera en esas elecciones. La pretensión de Alemán fue cuestionada por los sandinistas, quienes recordaron que éste no tiene suplente, y además, sus derechos civiles y políticos están suspendidos por su condición de reo.