Política

Aceleran negociaciones por control del Parlamento

* Daniel Ortega y liberales desfilaron a encontrarse con el presidente Enrique Bolaños * Tres diputados de la bancada Azul y blanco y dos de Camino Cristiano (CCN) se “amarran” con Enrique Quiñónez

Una carrera contra el tiempo emprendieron ayer los representantes de las bancadas parlamentarias, al reunirse entre sí y por separado con el Ejecutivo, a fin de negociar la integración de la Junta Directiva de la Asamblea Nacional, que deberá elegirse el próximo lunes.
A 48 horas de esa elección, las negociaciones seguían su curso a todos los niveles. Incluso se involucró directamente el presidente Enrique Bolaños, sin embargo, hasta anoche nadie lograba conseguir los votos requeridos para alzarse con la presidencia del Legislativo.
El secretario general del Frente Sandinista (FSLN), Daniel Ortega, se reunió a primera hora con el mandatario y flexibilizó su posición al anunciar la disposición de retirar la candidatura de René Núñez, a condición de que el Partido Liberal Constitucionalista (PLC) también desista de postular a Enrique Quiñónez, porque asegura que está comprometido con una amnistía para Arnoldo Alemán.
“René Núñez es una persona idónea, como también el diputado (liberal disidente) Jaime Morales Carazo. No estamos aferrados a esa posición, aunque considero que es prematuro decir que tenemos un consenso sobre quién puede ocupar la Presidencia del Parlamento”, comentó Ortega.
PLC morirá con botas puestas
La posición de Ortega contrastó con el coordinador de la bancada sandinista, Edwin Castro, quien insistió en que Núñez cuenta con 49 votos. Ortega reconoció que no cuentan con los 47 votos requeridos.
Los liberales se cerraron en su posición y reafirmaron la candidatura de Quiñónez, quien obtuvo el compromiso de los dos diputados de Camino Cristiano (CCN); Orlando Tardencilla, Presidente de Alternativa Cristiana (AC), otros dos miembros de la bancada Azul y Blanco, quienes se dijeron que apoyarán su candidatura a cambio de aprobar un paquete de leyes. EL NUEVO DIARIO supo anoche que dos liberales disidentes, miembros de la bancada Alianza Liberal Nicaragüense-Partido Conservador (ALN-PC), se habrían comprometido con la candidatura del PLC.
Quiñónez y sus acompañantes no quisieron brindar declaraciones al término de la reunión que ayer sostuvieron con Bolaños, excepto Eduardo Mena, quien reiteró que su candidato continúa siendo Quiñónez y que van “a morir con él”.
Según Mena, la propuesta del PLC es conseguir tres puestos directivos, incluyendo la presidencia parlamentaria, ceder dos espacios para el FSLN e igual número para las bancadas minoritarias. Castro demandó dos cargos, incluyendo la presidencia, dos el PLC, y uno para cada una de las bancadas Azul y Blanco y ALN-PC, y otro a Camino Cristiano (CCN), partido que solamente cuenta con dos diputados. Dijo que el PLC no tiene por qué plegarse a la propuesta del FSLN, e insistió en que cuentan con los votos para ganar la titularidad del Legislativo.
Tienen que elegir
Por la tarde, el vocero del Gobierno, Lindolfo Monjarretz, informó que Bolaños continúa cabildeando la posibilidad de que se integre una directiva que sea representativa de todas las fuerzas parlamentarias, y minimizó el compromiso suscrito entre el PLC y representantes de las dos bancadas minoritarias, señalando que es “muy genérico” y hasta el propio mandatario lo hubiese firmado.
Una reunión entre Bolaños y el candidato de ALN-PC, Eduardo Montealegre, cuya bancada de seis legisladores ha manifestado que no apoyará a Quiñónez, se suspendió a última hora, siendo trasladada para hoy sábado en la residencia del mandatario.
Mientras tanto, la Directiva de Edad que encabeza el diputado libero-conservador José Castillo Osejo, tomó posesión del sistema computarizado de votaciones para dirigir la elección de la nueva directiva. Castillo no descartó que la votación sea secreta, considerando que el Plenario es soberano, y explicó que la elección de la directiva no puede pasarse del nueve de enero, como lo establece la Constitución.
Dijo que de no existir los votos requeridos para la elección, concederán un tiempo prudencial para que los diputados se pongan de acuerdo, para después continuar la sesión, y de haber necesidad continuarán sesionando todo el día. Advirtió que en caso de que se levanten de sus escaños los 38 sandinistas, y se mantiene el quórum, realizarán la elección, “ya que los estatutos dicen que no se puede parar ninguna elección cuando ya comenzó”, dijo.