Política

Afinan elección parlamentaria

* Intensifican los contactos, pero todavía no hay votos para Quiñónez ni para reelección de Núñez

Consuelo Sandoval

La saliente Junta Directiva de la Asamblea Nacional, presidida por el sandinista René Núñez, se reunirá con la “mesa de edad”, integrada por los dos diputados de mayor edad y los dos de menor edad, para definir los mecanismos de la elección de la nueva directiva, programada para el 9 de enero.
El vicepresidente del Parlamento, Wilfredo Navarro, informó que este cuatro de enero se reunirán con los diputados José Castillo, Noel Pereira, Daysi Trejos y Benita Arbizú, quienes constituirán la mesa directiva de edad, que deberá conducir la primera sesión plenaria de 2006.
Las negociaciones para la conformación de la nueva Junta Directiva se incrementarán en las próximas horas, pues ninguna de las bancadas mayoritarias posee todavía los 47 votos para establecer el quórum que les permitiría alzarse con una victoria.
“No hay nada para nadie en la Asamblea Nacional, lo que sí hay es un acuerdo tácito, es en la conformación pluralista, dos, dos, uno y uno, uno, pero los liberales seguimos manteniendo la posición que somos tres”, admitió Navarro.
Insistió en que su partido mantendrá la nominación a la presidencia legislativa del actual jefe de bancada, Enrique Quiñónez, advirtiendo de que no permitirán el veto de sus homólogos.
Carrera por votos se complica
Sin embargo, la diputada Jamileth Bonilla, de la bancada Alianza Liberal Nicaragüense (ALN), estructura que aglutina a seis legisladores, reafirmó que no respaldarán las candidaturas de Núñez, ni la de Quiñónez.
“Hemos dicho que si resulta electo en la presidencia alguien con quien no estemos de acuerdo, preferimos no optar a ningún cargo directivo. Ni nuestros votos estarían a disposición para elegir a esas personas. Si se impone una directiva que no tenga la representación de todas las fuerzas políticas, cederíamos nuestro cargo”, sentenció Bonilla.
Dijo que se oponen a la nominación de Quiñónez porque convertiría a la presidencia parlamentaria en un foco de conflictos, sobre todo en un año electoral.
Pese a las fuertes divergencias que han mantenido en los últimos meses entre liberales y sandinistas, Navarro advirtió que su bancada estaría dispuesta a negociar con el FSLN, ante la intransigencia de sus colegas, autodenominados democráticos, de vetar a Quiñónez.
“El hecho que no haya acuerdo con las fuerzas democráticas abre la posibilidad de que nosotros abramos negociación con todas las fuerzas. Nosotros exigimos tres cargos, todavía falta una segunda vuelta de negociaciones con el gobierno, el mismo Frente Sandinista y las otras fuerzas, lo que seguimos manteniendo es que Quiñónez es nuestro candidato y mantenemos que no se puede vetar a nadie. La posición del partido es que estamos abiertos a cualquier negociación, no cerramos puertas dentro de la perspectiva de una Junta Directiva pluralista y representativa”, expresó Navarro.