Política

Condena religiosa a terrorismo

* Arzobispo de Managua retoma mensaje papal sobre la paz, y advierte de nuevas situaciones que “podrían ser” tensas para Nicaragua

El Arzobispo de Managua, monseñor Leopoldo Brenes, condenó ayer el terrorismo, durante la primera misa de 2006, en las inmediaciones de la Catedral Metropolitana, después de concluida la tradicional procesión de inicio de año.
El prelado dijo que el terrorismo con sus amenazas es capaz de tener al mundo en estado de ansiedad, y recordó que el fallecido Juan Pablo II muchas veces denunció al terrorismo enérgicamente llamando la atención sobre quienes pretenden imponer con la violencia su propia convicción acerca de la verdad.
Recordó que el Papa decía que “pretender imponer con la violencia lo que se considera como la verdad, significa violentar la dignidad humana y en definitiva ultrajar a Dios, del cual él es imagen”.
En su homilía el prelado también retomó mensajes del papa Benedicto XVI sobre el camino hacia la paz, así como aspectos del concilio Vaticano II, “donde se afirmó que la humanidad no conseguirá construir un mundo más humano para los hombres en todos los lugares de la tierra, a no ser que todos con espíritu renovado se conviertan a la verdad de la paz”.
Aclaró que la paz no puede interpretarse como la simple conclusión de conflictos armados, “sino que debe entenderse como un fruto de un orden asignado a la sociedad humana, un orden que los hombres que sean sedientos de justicia perfecta han de llevar a cabo”.
Antes de cerrar el acto masivo donde estuvo presente el presidente Enrique Bolaños y su gabinete, monseñor Brenes dijo que al iniciarse 2006 “nuevas situaciones se vislumbran que podrían tensionar a la población”.
“Los partidos políticos deben poner sus respectivos menús, en los que seguramente no comeremos de todo, pero sí presentarán las bonanzas que quieren para este pueblo y a través de una exposición clara de estos proyectos los nicaragüenses puedan tener una opción para brindar su voto”, subrayó.