Política

Abierta confrontación con EU

* Líder sandinista llama “reptiles” a aspirantes presidenciales que consiguen respaldo norteamericano, y emplaza a Estados Unidos a usar su poder para combatir narcotráfico

Sergio Aguirre

El secretario general del Frente Sandinista, Daniel Ortega, calificó de “triste, dolorosa y vergonzosa” la postura de algunos precandidatos presidenciales, vinculados a las llamadas “fuerzas democráticas”, por disputarse las bendiciones de los procónsules norteamericanos, evidenciando con ello una clara actitud de “arrastrados” y “reptiles”.
Lo anterior fue expresado durante la actividad de fin de año en la que autoridades del partido compartieron con magistrados sandinistas de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), diputados, alcaldes y concejales. Fue bastante llamativa la ausencia del comandante Tomás Borge, así como de los magistrados sandinistas del Consejo Supremo Electoral (CSE).
“Lo lamentable es que estamos hablando de personas que nacieron en Nicaragua, que dejaron su ombligo en este país, pero que su corazón lo tienen en otro lado. Es bochornoso verlos pelear por recibir las bendiciones de los delegados yanquis que nos visitan de cuando en vez, o de aquel que ocupa el rol de embajador en nuestra patria”, apuntó.
“Ahí corren –-prosiguió-- de manera humillante, poniendo en vergüenza a Nicaragua, suplicando una bendición de parte de estos personeros del Gobierno de los EU, y luego salen diciendo de forma campante y sin ningún pudor a los medios de comunicación que ya tienen el visto bueno y todo el respaldo de las autoridades norteamericanas”.
“Si queremos que sean unas elecciones dignas y soberanas, todas esas personas deben renunciar de una vez y para siempre a estar arrastrándose frente a los yanquis, porque al final de cuentas no deben olvidar que los gringos no votan en Nicaragua, ellos lo hacen en los comicios de su país”, añadió.
Interpretó que con esas actitudes no se gana la simpatía, sino que todo lo contrario, ponen en evidencia su antipatriotismo, “es más, nosotros como FSLN podríamos estar contentos con esta situación, ya que los que se están desgastando son ellos, pero esa es una situación que trasciende, porque somos nicaragüenses y las votaciones serán en este país, entonces, cómo es posible que se tengan que arrastrar ante un yanqui extranjero.
Descalificación a observadores
Al mismo tiempo, Ortega descalificó a los observadores electorales que cuestionan la “pureza” del CSE, argumentando que éstos pretenden estigmatizar una victoria sandinista.
Por otro lado, señaló que el pueblo nicaragüense, encabezado por el FSLN, cansado de ser ultrajado y asesinado por la dictadura somocista durante 45 años, fue obligado a tomar las armas en contra del gobierno “democrático” impuesto por la intervención de los EU, un gobierno “democrático” que recibió el premio de los yanquis por haber asesinado al general Augusto C. Sandino, “esos son los gobiernos democráticos que promueven los gringos”, apuntó.
“No hay que echar paso atrás en la lucha contra las políticas injerencistas de quienes nos adversan, de los que históricamente han adversado a los pueblos, más aún cuando las actitud del gobierno norteamericano insiste en convertirse en una seria amenaza para la humanidad. Ellos, que tanto daño le han hecho a los pueblos y que están siendo derrotados en Suramérica, en Nicaragua volverán a ser derrotados no con la resistencia de la armas, a como ocurrió en los años 80, sino con el poder del voto ciudadano”, aseguró.
“Que usen poder para combatir narcotráfico”
Sin embargo, las descalificaciones de Ortega trascendieron el campo político, al emplazar a la administración de Estados Unidos a que use su poder para combatir el narcotráfico.
"Los mayores consumidores de la droga están en Estados Unidos. Ustedes (los norteamericanos) tienen el principal problema de la droga, a pesar de tener el mayor desarrollo científico técnico y todas las capacidades para evitarlo", dijo Ortega.
"¿Cómo es que entran toneladas de drogas (a Estados Unidos)?, ¿dónde está la vigilancia, los servicios de inteligencia, la Policía y la preocupación de los congresistas y del presidente yanqui, del Ministerio de Defensa, ya que es un problema de seguridad nacional?", se preguntó el líder sandinista.
Ortega agregó: ¿"Por qué razón no impiden la distribución de la droga en los barrios pobres y en la clase alta norteamericana"?
Sostuvo que en Estados Unidos ya se ha convertido en una moda que altos ejecutivos norteamericanos antes de ir a trabajar se aplican su dosis de droga, en vez de tomarse una taza de café.