Política

PLC tiene plan “B” para presidir Parlamento


William Briones

La bancada del Partido Liberal Constitucionalista (PLC) parece estar convencida de que la candidatura de Enrique Quiñónez para presidir la Asamblea Nacional no cuenta con suficiente respaldo de sus colegas, de ahí que no descarten una candidatura alterna.
“Vamos a mantener la candidatura de Quiñónez para presidir el Parlamento, pero no quiere decir que es inamovible. Si al final, en una negociación, no es posible (conseguir el respaldo), el partido debe tomar otra decisión”, reconoció el diputado Maximino Rodríguez, quien observó que su bancada “parece no tener nada seguro con esta candidatura”.
Rodríguez no oculta su aspiración de ser “el relevo” para esa candidatura. “La bancada decidió mantener la propuesta de Quiñónez, pero he sido claro en decir que todos los que estamos aquí (en el Parlamento) tenemos la capacidad y méritos para ocupar un cargo en la Junta Directiva”, anotó.
Recordó la experiencia en la legislatura del año 2004, cuando el PLC impulsó la candidatura de Wilfredo Navarro para presidente del Legislativo. “Al final no fue posible, no hubo consenso y salió (electo) Carlos Noguera. En ese sentido somos ponderados, no vamos a aferrarnos a una candidatura; obviamente que por el momento hay una posición de la bancada de nominarlo (a Quiñónez)”, dijo.
Rodríguez no descarta que un “plan B” sea la sustitución de Quiñónez por otro candidato que consiga los votos requeridos para ser electo, en vista que por ahora no han logrado superar los 41 de la bancada del PLC.
Votos que deciden
“He dicho que aspiro a la presidencia de la Junta Directiva. Como abogado tengo capacidad y conocimiento del quehacer legislativo. También tengo experiencia, pero sería como santo Tomás: hasta no ver no creer. Si al final no existe el consenso para que Quiñónez sea (electo) presidente, el partido va a decidir la nueva propuesta, hay una cantera de diputados que pueden ocupar esa responsabilidad”, indicó
“Personalmente he estado aspirando a la presidencia. Obviamente hay que someterlo a la bancada para que decida quién es la persona alterna, el plan B, pero eso estaría por verse”, añadió.
Contrario al discurso de Quiñónez, descartó la posibilidad de que se elija una Junta Directiva que excluya al FSLN, integrando solamente a las bancadas minoritarias, a las que reconoció el papel de electores para la directiva de la próxima legislatura.
“Obviamente que ni el FSLN ni la nuestra puede hacer nada por sí sola. Aquí tiene que respetarse la Constitución, Estatutos y Reglamentos del Parlamento en cuanto a la proporcionalidad. Debe haber participación de las distintas bancadas en la Junta Directiva. Si nosotros como bancada quisiéramos hacer la directiva solos es difícil (conseguirlo), lo mismo pasa con el FSLN, hay que buscar el consenso con las bancadas pequeñas, que son la bisagra, son quienes deciden.
“Al final, si estas pequeñas bancadas dicen “me quedo con éste”, con ese ganan. Por ejemplo, Camino Cristiano (CCN) tiene solamente dos diputados que votan y a lo mejor podrían aspirar a ser directivos, lo mismo la bancada Azul y Blanco y Alianza Liberal Nicaragüense-Partido Conservador (ALN-PC)”, subrayó.