Política

Buscan reducir desnutrición en Nicaragua

* Bolaños asegura que un tercio de niños y mujeres del país es vulnerable a problemas alimentarios * Funcionario de la ONU asegura que pretenden revertir esa cifra en 50 municipios del país

El presidente Enrique Bolaños afirmó que no le preocupa que un alto porcentaje de la ciudadanía, según una encuesta dada a conocer ayer, manifieste que él no ejerce el poder, en tanto la mitad de la población está dividida sobre la gestión de su gobierno. “Si es lo que dicen, no me preocupa, ahí dejalos”, respondió.
El mandatario participó ayer en la presentación de la campaña para reducir el hambre y la desnutrición en municipios de Nicaragua, que patrocina el sistema de Naciones Unidas.
“¿Qué querés que haga? ¿Qué ves, más atraso, más colas o haciendo colas para que te vendan un juguete o perciben que la gente anda en los mercados llenos? ¿Por qué? Porque llegan a comprar, eso es lo que se ve, y si lo que se dice es otra cosa, ahí dejalo”, indicó.
En cuanto al programa para reducir el hambre y la desnutrición en Nicaragua, el coordinador residente del sistema de Naciones Unidas, Alfredo Misfair, dijo que el objetivo número uno es reducir ese flagelo a la mitad para el año 2015. “Nuestra visión es revertir la curva de desnutrición en niños y mujeres embarazadas en 50 municipios de Nicaragua, y crear capacidades que requieren las municipalidades para ser sujetas de la asistencia internacional en el avance de los objetivos de desarrollo del milenio”, manifestó.
500 mil dólares
Misfair considera que en un año se podrán ver las primeras muestras de reversión de los índices de desnutrición, y al finalizar el segundo año, Naciones Unidas certificará a las alcaldías que logren impulsar los objetivos de desarrollo del milenio. Dijo que el programa financiará becas-trabajo a 50 universitarios recién graduados de las universidades nacionales, en las Regiones Autónomas de la Costa Caribe, centro-norte, occidente y sur del país, procurando que sean oriundos del municipio donde trabajan.
Estos jóvenes formarán parte del programa voluntarios universitarios de Naciones Unidas, y serán capacitados sistemáticamente para que trabajen hombro a hombro con los gobiernos locales. El presidente Bolaños comentó que la desnutrición es un flagelo que afecta entre un tercio y la mitad de los niños y mujeres de las poblaciones más vulnerables, especialmente en la Costa Caribe “y la zona noreste colindante con Honduras”, explicó.
Informó que la estrategia tiene un enfoque integral, descentralizado y territorial que apunta a menores de cinco años y mujeres embarazadas o en edad fértil. El sistema de Naciones Unidas ha presupuestado medio millón de dólares para financiar el comienzo del programa.