Política

Navarro reniega de CSJ

* Asegura que Daniel Ortega pretende chantajear al PLC * Sin embargo, no descarta posibilidad de negociar con sandinistas la conformación de la directiva del Parlamento

Edgard Barberena

Como una “actitud inmoral” del Poder Judicial calificó ayer el vicepresidente del Parlamento, Wilfredo Navarro, la decisión del juez David Rojas de exonerar de responsabilidad por delitos electorales a varios funcionarios del gobierno de Enrique Bolaños.
El legislador aseguró que el fallo emitido por el judicial el pasado siete de diciembre “establece una situación dual, porque, por un lado, los funcionarios del gobierno de Bolaños son exonerados, y por otro, los dirigentes del Partido Liberal Constitucionalista (PLC) continúan bajo el chantaje del Frente Sandinista (FSLN)”, aseguró.
Dijo que Daniel Ortega “ya no tiene interés en los funcionarios del gobierno, pero cree que puede chantajear al PLC y sus dirigentes, por lo cual, los deja sujetos a la voluntad de este juez (Rojas), que al mejor estilo de los jueces draconianos, responde a los intereses de Ortega”.
“No hay que asustarse de que haya un fallo de este tipo, porque Daniel Ortega cree que puede seguir chantajeando al PLC y a Arnoldo Alemán. Un mecanismo para tratar de doblegar al PLC es a través de la sentencia amañada de este Poder Judicial, que responde al FSLN”.
El interés de Ortega
Llamó la atención que a Ortega no le interese Eduardo Montealegre ni José Antonio Alvarado, porque considera que no tienen detrás a un partido que los respalde, “sabe que su adversario sigue siendo el PLC, y manteniendo una espada de Damocles en los dirigentes liberales, pudiera estar pensando en inhibir al candidato liberal, como está manejando las condiciones para inhibir a Herty Lewites”, alertó.
“Mientras la mayoría de los candidatos presidenciales del PLC están con la amenaza de estos juicios electorales. Ortega no descarta usar el instrumento legal para perjudicar al PLC y ganarle las elecciones”, insistió.
A pesar de este señalamiento, Navarro confirmó la posibilidad de que su partido negocie con los sandinistas la integración de la Junta Directiva del Parlamento para 2006, en caso de no lograr los votos de las bancadas Alianza Liberal Nicaragüense-Partido Conservador (ALN-PC) y Azul y Blanco, para elegir como titular de ese poder del Estado a Enrique Quiñónez.
Busquen otro…
Mientras tanto, la bancada ALN-PC, que lidera Eduardo Montealegre, se pronunció ayer nuevamente en contra de la candidatura de Quiñónez para presidir el Parlamento.
La diputada Jamileth Bonilla reiteró que Quiñónez no puede ser electo titular del Legislativo, porque “no ha sido capaz de unir a la familia liberal. Un nuevo presidente debe ser un diputado que unifique a los liberales, una persona con ponderación y sociable”, anotó.
La legisladora confirmó que se ha reunido con diputados del PLC, para manifestarles que esa bancada no respaldará la candidatura de Quiñónez y les aconseja buscar otro candidato de entre los 41 diputados que tiene la bancada del PLC.
“Vamos a respaldar en la Presidencia del Parlamento a un diputado que haya tenido un comportamiento de unificación”, insistió Bonilla.