Política

Agustín Jarquín: ¡Ley de Acceso a la Información va!


Consuelo Sandoval

El diputado por la Convergencia Nacional que encabeza el Frente Sandinista (FSLN), Agustín Jarquín, contradijo a su compañero de bancada, Bayardo Arce, quien desestimó la aprobación de la Ley de Acceso a la Información Pública, porque supuestamente incrementará la burocracia estatal, y por ende, el gasto público.
“El proyecto de Ley aprovecha las instituciones existentes y no
genera mayor burocracia. El criterio acucioso y
agudo de Bayardo ayudará para que esta ley mejore
este aspecto, y no vaya a crear cargas burocráticas improductivas e
innecesarias”, dijo.
“Sin ningún ápice de dudas, puedo afirmar que la Ley de Acceso a la Información Pública va, y estará vigente el próximo año, en víspera del nuevo gobierno. Así lo hemos conversado con Daniel (Ortega) y lo
hemos acordado en la bancada (sandinista)”, exclamó.
Aseguró que esa legislación está entre las prioridades en la agenda parlamentaria de la Convergencia, y prevén que se apruebe durante el
primer trimestre de 2006. Dijo que esta ley complementará la Ley de Participación Ciudadana. “No hay participación si no se
maneja información objetiva, suficiente y oportuna, de la gestión
pública”, anotó.
Fomenta gobernabilidad
Argumentó que esa legislación promoverá el mejor manejo de los recursos públicos, provocando que las instituciones sean más eficientes, cumpliendo las metas
preestablecidas y publicadas, además de fomentar la rendición de cuentas de los empleados del Estado hacia los ciudadanos.
”Eliminará la actual discrecionalidad de los funcionarios, disminuyendo
el abuso de estos recursos, y por lo tanto, atacando la corrupción. Fortalecerá el ejercicio de ciudadanía, aumentando por lo tanto la satisfacción de la gente y la gobernabilidad. Como beneficio adicional, apoyará el trabajo periodístico de información a los habitantes”, agregó.
Jarquín demandó a todos los poderes del Estado y las municipalidades, que ordenen los centros de documentación en cada entidad pública, y observó que de no estar preparados, la Ley no podrá aplicarse aunque entre en vigencia.