Política

Bochinche en el Parlamento

* No dejaron sesionar con sus protestas y bullicio, demandando aumento salarial * “Es legítimo escuchar el planteamiento de esa gente”, argumenta Iris Montenegro, señalada de haberlos ingresado al local

La bancada liberal pidió ayer la cabeza del comisionado de la Policía Nacional Víctor Bucardo, jefe de seguridad de la Asamblea Nacional, por haber permitido el ingreso a esas instalaciones de unos 200 trabajadores de la Salud, pese a un supuesto acuerdo de la Junta Directiva para que no asistieran sectores demandantes de aumentos salariales.
El bullicio que protagonizaron los trabajadores, que fueron autorizados a ingresar al Legislativo por la diputada sandinista Iris Montenegro, impidió el normal desarrollo de la sesión plenaria, la que debió suspender el presidente del Parlamento, René Núñez.
Las protestas de los trabajadores de la Salud molestó a los diputados liberales, al grado que la primera secretaria, María Auxiliadora Alemán, se levantó de su curul, ofendida por no poder darle lectura a un dictamen sobre la Ley de Registro Público, que sería debatido ayer. Poco después, sus colegas apagaron sus nombres de la pizarra electrónica.
El jefe de la bancada liberal, Enrique Quiñónez, advirtió que Alemán es la única persona que puede autorizar la entrada a los visitantes, y desautorizó al propio Núñez para dar órdenes a los miembros de la Policía.
“Si el presidente (Núñez) autorizó (el ingreso), y si es por sus pantalones de armar el relajo, que legisle sólo con su bancada. El FSLN maneja dos discursos y quiere crear roces. Vamos a ver cuál será la reacción del encargado de la Policía, de lo contrario, pediremos que cambien al encargado de seguridad”, advirtió.
A sesión privada hoy
Alemán reprochó a Bucardo porque, según ella, desobedeció una orden escrita de la directiva para impedir el acceso a los invitados. “Ha habido situaciones en que el comisionado Bucardo no ha cumplido el mandato que tiene según los estatutos. Las autoridades policiales se hicieron de oídos sordos y dejaron pasar a toda la gente. Pedimos que haya autoridades el día de mañana (hoy), personas que sí puedan resguardar la seguridad de este recinto”, demandó.
Bucardo explicó que Montenegro subió a los trabajadores al mezanine (segundo piso), pese a las prohibiciones por medidas de seguridad. “La diputada vino hace ratito, agarró la puerta, se dijo palabras conmigo, quitó al capitán que estaba en la puerta y metió a toda la gente”, relató.
El comisionado Carlos Bendaña, jefe de la Policía de Managua, defendió la actuación de Bucardo y dijo que un efectivo no puede impedir que un diputado ordene el ingreso de los invitados. “El policía no puede agarrarse a las trompadas con un diputado.
Realmente se violó la norma de seguridad. La diputada Montenegro debió ir a la Junta Directiva a firmar esto (la autorización) y no lo hizo. No tenemos autoridad sobre los diputados, al contrario somos servidores, pero esperamos que los diputados también nos respeten, porque somos los garantes de su seguridad”, manifestó.
Fueron evidentes los regaños de Núñez y otros diputados hacia Montenegro, quien negó que haya violado las normas de seguridad. Alegó que en el Parlamento los trabajadores tienen derecho constitucional de manifestarse y protestar. “Es legítimo que escuchemos los planteamientos de esa gente”, dijo.
Para evitar nuevos incidentes entre protestantes y diputados, la directiva acordó que la sesión de hoy viernes, cuando se debatirá el Presupuesto General de la República, se realizará de forma privada y solamente habrá acceso para los periodistas parlamentarios.