Política

Refuerzan seguridad parlamentaria

La sesión plenaria de hoy fue suspendida a causa de una agitación provocada dentro del edificio por trabajadores de la salud que están en huelga por aumentos salariales.

La Policía Nacional reforzará mañana la seguridad en la Asamblea Nacional por el temor a disturbios mientras los diputados discutan la ley de Presupuesto para 2006, que ha estado plagada por las exigencias de sectores sociales como los trabajadores de la salud, quienes mantienen un paro nacional en exigencias de un incremento salarial.

"Estamos reforzando la Asamblea Nacional (parlamento) con más de 90 agentes en el interior, más fuerzas externas que estarán cubriendo las vías adyacentes", declaró a la prensa el jefe de la policía de Managua, comisionado Carlos Bendaña.

Las medidas fueron adoptadas luego que la sesión plenaria de hoy fue suspendida a causa de una agitación provocada dentro del edificio por trabajadores de la salud que están en huelga por aumentos salariales.

Diputados liberales abandonaron el local en protesta por la presencia de los trabajadores y acusaron a sus colegas sandinistas de llevar a los agitadores para amedrentarlos, en su decisión de aprobar el presupuesto sin hacer las concesiones exigidas.

Amarre con el FMI

Las protestas podrían arreciar mañana cuando el Congreso tiene previsto aprobar la ley de presupuesto nacional, cuya formulación fue previamente acordada por el gobierno con el Fondo Monetario Internacional (FMI), para propiciar la reanudación de un programa de ajuste económico a comienzos de diciembre.

Empleados de la salud, la educación, el Poder Judicial, estudiantes universitarios y alcaldes, entre otros sectores que demandan una mayor asignación de fondos, anuncian para el viernes marchas y concentraciones frente a la sede del Congreso.

El proyecto de presupuesto enviado por el gobierno al Congreso es superior a los 1.000 millones de dólares, con un déficit de 250 millones que serían cubiertos con recursos externos.

El presidente Enrique Bolaños ha mantenido encuentros separados con las bancadas del Congreso para pedir su apoyo al proyecto, sin que se hagan modificaciones porque se pondría en peligro los acuerdos con el FMI.

No obstante, el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) denunció que el gobierno se somete a las exigencias del FMI, que se opone a los aumentos de salarios, porque alega que aumentará el déficit fiscal.

Diputados sandinistas adelantaron que votarán en contra de ese presupuesto en apoyo a las demandas salariales de los empleados públicos.