Política

A debate Presupuesto sin consenso

* “Voluntad del diálogo es que se discuta, y el plenario tome una posición”, explica Daniel Ortega

Corresponderá al plenario del Parlamento tomar una posición definitiva al desacuerdo que mantienen los miembros de la Comisión Económica de ese Poder del Estado en torno al Presupuesto de 2006, que mañana viernes será sometido al debate, según el acuerdo asumido anoche entre los legisladores y el Poder Ejecutivo.
La decisión fue tomada en el seno del Diálogo Nacional, luego que los miembros de esa comisión legislativa fracasaran en el intento de encontrar un consenso al contenido de esa norma, lo que generó la firma de dos dictámenes sin que hasta al momento ninguno reúna los votos necesarios para su aprobación.
“La voluntad en el diálogo es que este Presupuesto se discuta, y el plenario tome una posición. Nosotros ya tenemos la nuestra”, dijo el secretario general del Frente Sandinista (FSLN), Daniel Ortega, respaldado por miembros de la bancada de ese partido.
Se trata de la posición asumida en el dictamen de mayoría, suscrito por diputados sandinistas, miembros de la Comisión Económica, junto al miembro de la bancada Azul y Blanco Orlando Tardencilla. Este dictamen autoriza el incremento salarial que demandan médicos, maestros y trabajadores de la Salud, argumentando una sobre recaudación proyectada de al menos 980 millones de córdobas en el presupuesto de 2006.
“Al poner la verdadera captación del IR (Impuesto sobre la Renta), IVA (Impuesto al Valor Agregado) e ISC (Impuesto Selectivo de Consumo), se recogen perfectamente los recursos para financiar las demandas salariales o gasto corriente llamado salarios. No existe ningún argumento técnico ni político para darle la espalda a los sectores sociales”, argumentó el diputado sandinista Wálmaro Gutiérrez.
El dictamen de mayoría incluye una asignación de 98 millones de córdobas adicionales para el Ministerio de Educación, 320 millones en incremento al Ministerio de Salud y 20 millones de córdobas para salario de los médicos residentes.
“Es piñata presupuestaria”
Desde la perspectiva de los diputados liberales, la propuesta sandinista refleja el interés de ese sector por una “piñata presupuestaria”.
El vicepresidente del Parlamento, Wilfredo Navarro, descalificó los argumentos sandinistas y aseguró que el respaldo a un dictamen de esa naturaleza ocasionará desestabilización en los ajustes negociados con los organismos multilaterales, que incluyen una profunda reducción al gasto social.
Los liberales aseguran, sin embargo, que los acuerdos preliminares a que llegaron el martes con miembros de la Federación de Trabajadores de la Salud (Fetsalud) y delegados del Gobierno, para el pago de salario a los médicos residentes, revelan que el Ejecutivo está destinando algunas partidas para atender la demanda de ese sector y “no se puede dar más”.
Su correligionario Noel Ramírez aseguró que los liberales respaldarán solamente los acuerdos establecidos con el FMI, en virtud de que la cooperación internacional continúe fluyendo, lo que no quiere decir que subestimarán las demandas sociales. “Si el presupuesto se aprueba en esos términos, en enero próximo Nicaragua estaría yendo al directorio del FMI para mantener el programa por todo el resto del gobierno de Bolaños”, dijo.
Los liberales aseguran que de llegar a acuerdos los médicos y el Gobierno, a más tardar mañana viernes, aceptarían incorporarlos como mociones de la ley al momento del debate en lo particular.