Política

Retorna cisma en el PC


Sergio Aguirre

Muy indignado con el presidente del Partido Conservador (PC), Mario Rappaccioli, reaccionó ayer el miembro del Consejo Directivo Nacional de esa organización Yalí Molina, quien negó los señalamientos que éste hizo al denominado grupo de “Los Lilas”, quienes presuntamente mienten a las bases del partido sobre la alianza con el movimiento que lidera Eduardo Montealegre.
Molina explicó a EL NUEVO DIARIO que Rappaccioli citó a un Consejo Nacional del partido para decir que nombraría “una comisión balanceada” que se encargaría de negociar con los liberales que no apoyan el pacto, lo que fue aceptado por todos los asistentes, y eligieron a José Joaquín Quadra como garante de que la comisión sería integrada por diferentes facciones conservadoras.
“Una semana después nos vuelven a citar para comunicarnos que dicha comisión ya había sido nombrada y había negociado con la alianza que encabeza el primo de Rappaccioli, Eduardo Montealegre, lo que causó sorpresa entre los que asistimos a esa segunda citatoria”, expresó.
Agregó que la comisión negociadora en realidad fue conformada por allegados de Rappaccioli como Alfredo César, Azalia Avilés y Eduardo Chamorro, lo que Molina califica de “viveza política” utilizada frecuentemente en el PC, lo que a su criterio solamente produce división interna.
“Le dijeron al Consejo Nacional del PC y a sus bases que habían llegado a un arreglo con Montealegre y su gente, donde el partido se garantizaba la Vicepresidencia de la República y el 30% de posiciones ganadoras para diputados y cargos en el Ejecutivo”, anotó Molina.
En cuanto al señalamiento de oportunismo y de ser políticos de oficinas, Molina enfatizó que nunca ha vivido del erario. Asegura que en gobiernos pasados y el actual le hicieron ofertas que nunca ha ocupado. “Vivo y he vivido tranquilamente de mi profesión, si me meto en política es por convicción y amor a Nicaragua”, aseguró.