Política

Herty amparado y Montealegre impugnado

* Ex alcalde confía que ya no afronta obstáculos para aspiraciones presidenciales * “Si Lewites y Alemán dicen que no robaron, que vayan al juez”, comenta Daniel Ortega

Los golpes y contragolpes entre el Partido Liberal Constitucionalista (PLC) y Frente Sandinista (FSLN), en un aparente intento por descalificar a su oponente para restarle posibilidad de un triunfo electoral en los comicios nacionales de 2006, se encuentran en todo su apogeo.
La pugna se hizo evidente desde el pasado 21 de noviembre, cuando el Consejo Supremo Electoral (CSE), que controla el FSLN, aceptó cambiar el nombre del Movimiento de Salvación Liberal (MSL) a Alianza Liberal Nicaragüense (ALN), que encabeza el disidente liberal Eduardo Montealegre.
Esa decisión molestó a los liberales. La dirigencia del PLC argumenta que se trata de una maniobra sandinista para confundir a sus bases al momento de ejercer el voto.
En menos de 48 horas el PLC respondió propinándole un golpe al FSLN cuando la Sala Civil Uno del Tribunal de Apelaciones de Managua (TAM), que controlan magistrados liberales, ordenó al CSE que suspenda la resolución que favorecía a Montealegre, a petición del presidente del PLC, Jorge Castillo Quant.
ALN rechaza pacto con Ortega
“El Tribunal resolvió tramitar el recurso (presentado por) Jorge Castillo Quant, en representación del PLC, y mandó a suspender esa resolución emitida por Julio Acuña, Director de Atención a Partidos Políticos, enviando las diligencias a la Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), además de notificar al procurador Alberto Novoa”, explicó el magistrado del TAM Noel Rivera.
La diputada Jamileth Bonilla, de ALN, desestimó la resolución del TAM, porque según ella, los conflictos en materia electoral corresponde dirimirlos únicamente al CSE.
“La administración de la Ley Electoral es competencia del CSE, es sana competencia administrativa que la resuelven los magistrados en sesiones ordinarias. Son reacciones de personas que le chima el zapato, les duele el avance que vamos teniendo. Quieren vincularlo con un pacto falso”, apuntó.
En corrillos parlamentarios se señala que Montealegre logró el cambio de nombre de su agrupación política a cambio de respaldar la reelección en la presidencia del Parlamento del sandinista René Núñez, lo que es desmentido por María Eugenia Sequeira, jefa de la bancada ALN.
Pero además, el PLC propinó otro golpe al FSLN cuando la misma Sala del TAM resolvió amparar al precandidato presidencial Herty Lewites, quien recurrió de Amparo ante una resolución que presuntamente emitiría la Contraloría General de la República (CGR) por supuestas irregularidades en la venta de una propiedad cuando se desempeñaba como Alcalde de Managua.
Lewites y Alemán
“En vista que Roberto Borge Tapia se encontraba ausente por motivos de salud, se integró (a la sala) a la magistrada Perla Arróliga, de la Sala Civil número Dos. Se resolvió dar lugar a la tramitación del Recurso y mandar a suspender cualquier resolución de la CGR que atente contra los derechos constitucionales de Lewites para postular su candidatura”, detalló Rivera.
El candidato presidencial de la Alianza “Herty 2006”, quien aspira disputar el voto sandinista al secretario general del FSLN, Daniel Ortega, celebró la resolución del TAM. Dijo sentirse tranquilo porque se desvaneció el fantasma de la inhibición, por lo que presume que no tendrá obstáculos para postularse a las elecciones de 2006.
Por su lado, Ortega comparó el Amparo a Lewites con la victoria política que ayer mismo obtuvo Arnoldo Alemán, cuando sus abogados consiguieron que se reprogramara la audiencia preliminar en los tribunales de Panamá. “Vemos a Alemán y Lewites escondiéndose y rehuyendo, en lugar de dar la cara. Si Lewites y Alemán dicen que no robaron, que vayan al juez. Vemos una actitud de rehuir a la ley”, comentó.
Ortega no aclaró si los magistrados sandinistas tomarán alguna represalia contra el PLC, pero se descartó que la auditoría de la CGR a la gestión de Lewites sea producto de presión partidaria. “Es un asunto de robo. Un problema judicial”, insistió.

(Con la colaboración de Léster Juárez y Humberto Meza)