Política

Martínez Cuenca se revela

* Acusa a magistrado del CSE de “mal aconsejar” a congresistas para irrespetar sus propios estatutos

Lester Juarez

El aspirante a la precandidatura del Frente Sandinista (FSLN) Alejandro Martínez Cuenca, desconoció ayer la designación del secretario general de ese partido, Daniel Ortega, como candidato presidencial, y demandó respeto a la “institucionalidad y legalidad de los estatutos y reglamento” por vía de las primarias.
Acusó a la cúpula del FSLN y magistrados del Consejo Supremo Electoral (CSE) de “mal aconsejar” a congresistas y dirigentes de ese partido, para descartar las primarias, violando los estatutos de esa organización.
Martínez Cuenca inició ayer una campaña para tratar de convencer a los sandinistas de que respalden su nominación. Para eso, se ubicó ayer en varios puntos de Managua, después de visitar a unos 120 mil ciudadanos de diferentes departamentos del Pacífico de Nicaragua.
“El FSLN no puede desconocer la legalidad de los estatutos. Tienen que ir a elecciones primarias para escoger a los candidatos, es falso que el Congreso sea soberano para violar los estatutos, porque no puede atropellar a los miles de militantes del Frente Sandinista”, argumentó.
Mala señal
Según el aspirante presidencial, el Congreso que ratificó a Ortega como el candidato presidencial, además de cometer una ilegalidad, atropelló los derechos políticos de su militancia, la cual, a su criterio, tiene derecho de decidir quién será el candidato presidencial.
“No sólo desconozco el Congreso (del 6 de marzo de este año), sino que impugné ese congreso el 16 de marzo, porque se violaron los estatutos. Ahí hubo miembros del CSE que mal aconsejaron a la dirigencia del partido”, denunció.
Señaló al magistrado José Luis Villavicencio, de asesorar a Ortega para “cometer un error gravísimo”, pues para eliminar las primarias de los estatutos, era necesario realizar un Congreso que derogara ese mandato, sin embargo, lo que ocurrió el seis de marzo fue la ratificación a la candidatura de Ortega.
“Esto manda una señal negativa a los pobladores que no pertenecen al FSLN, que están comprometidos con la legalidad, y si esto (las elecciones primarias) no se da, se da un mensaje equivocado”, insistió.