Política

Trivelli: Contralor encubre corrupción

* Asegura que mediación ofrecida a Argüello Poessy para amnistiar a Alemán haya “sido posible”, pero en todo caso “es una decisión del Parlamento nicaragüense” * Niega presiones al CSE para evitar inhibición de Eduardo Montealegre

Sergio Aguirre

El embajador de Estados Unidos, Paul Trivelli, respondió al contralor Guillermo Argüello Poessy acusándolo de usar su cargo para ayudar y encubrir a su amigo Arnoldo Alemán y a sus cómplices en la corrupción, y aprovechar su misma investidura para castigar a enemigos políticos.
El alto representante emitió tales declaraciones tras entregar al ministro de Defensa, Avil Ramírez, un donativo consistente en computadoras, impresoras, cámaras fotográficas y de vídeos, así como fotocopiadoras, entre otros equipos, valorados en 140 mil dólares.
Al comentar el retiro de la visa al contralor Argüello Poessy, el embajador Trivelli insistió en que su país, así como cualquier otro, tiene el derecho de darle la visa a quien ellos quieran, de igual forma pueden revocársela a los que consideren que han hecho todo de su parte para ser merecedores de tal decisión.
En relación a las pruebas que pide el contralor, el diplomático manifestó que en su país hay leyes y reglamentos que protegen la información, y específicamente en este caso son restringidas, por razones de privacidad.
¿Ofrecimiento a Alemán? “Es posible”
Pese a las acusaciones, Trivelli evitó la misma firmeza al comentar el supuesto papel de mediador que Argüello Poessy habría jugado ante el ex embajador Oliver Garza, cuando éste le ofreció amnistía a Alemán a cambio de que se alejara de la política nicaragüense.
En este caso, el representante estadounidense señaló que tal ofrecimiento haya “sido posible”, pero enfatizó que el gobierno estadounidense no puede garantizar amnistía a ningún nicaragüense, “sino que ése es un trabajo de la Asamblea Nacional de este país”.
Sin embargo, insistió en que su gobierno no respalda ninguna amnistía porque eso representaría un gran daño para la democracia, ya que separaría en dos clases a los nicaragüenses, unos que son funcionarios y oficiales de gobierno inmunes a las leyes del país, y otros que no lo son.
Emplazado sobre la insistencia en querer castigar a funcionarios o ex funcionarios de Gobierno de este país, cuando en su propia nación también hay corrupción, Trivelli contestó que en efecto todos los países sufren de este mal, unos más, otros menos, pero que en los EU existen leyes que se aplican para todos, y a aquellos a quienes se les demuestre que incurrieron en actos de corrupción, se les agarra y se le echan “al bote”.
Niega presión al CSE
Por otro lado, negó que haya tenido reunión con el presidente del Consejo Supremo Electoral (CSE), Roberto Rivas, para tratar de disuadirlo a fin de que no se inhiba al candidato Eduardo Montealegre.
“Yo en ningún momento he hablado con él (Rivas), lo que sí he dicho públicamente es que cualquier inhibición motivada por algún interés político o personal, no es saludable para la democracia”, subrayó.