Política

Aprueban leyes exigidas por FMI

* Reformas a Ley de Superintendencia de Bancos, Ley de Administración Financiera y del régimen presupuestario, y Ley del Sistema de Garantía de Depósitos

La Asamblea Nacional aprobó ayer sin mayores debates, tres leyes de carácter económico impuestas por el Fondo Monetario Internacional (FMI), pues de previo, las diferentes bancadas habían logrado el consenso en el seno del Diálogo Nacional.
El primer dictamen sometido ayer a votación fue la propuesta de reformas a la Ley del Sistema de Garantía de Depósitos (Fogade). El vicepresidente de la Comisión Económica del Legislativo, Wálmaro Gutiérrez, dijo que el objetivo de la enmienda se centra en aclarar algunos artículos de la Ley Creadora, instrumento creado por el Estado para garantizar los depósitos de los ahorrantes, cuando determinado banco cae en quiebra.
Recordó que ante la quiebra de varias instituciones bancarias, lo único que les quedó a decenas de nicaragüenses fue “sentarse a llorar en la acera del banco quebrado”, porque no les devolvieron un solo centavo de sus depósitos.
“Esta reforma pretende garantizar que cuando haya una institución financiera intervenida, la masa de los activos que se tiene que liquidar para responderle a los depositantes, no se vea con una mano atrás y otra adelante. De suerte tal es para que terceros no puedan embargar, secuestrar o hacer ningún tipo de restricción a la masa de ese banco intervenido.
Otras reformas
Otra norma reformada es la Ley de la Superintendencia de Bancos y otras instituciones financieras. Bayardo Arce, presidente de la Comisión Económica, dijo que las reformas provienen de inquietudes del FMI.
Comentó que el planteamiento de ese organismo financiero, --“que funciona como policía de la gestión económica de los países chiquitos, porque no lo vemos hacer lo mismo con países grandes--, es que los organismos de superintendencia bancaria, según ellos, más eficientes son unipersonales, que basta darle el poder a un individuo que en su carácter de superintendente vigile y determine cuando un banco anda bien y que este individuo con plenas facultades pueda tomar decisiones sobre el funcionamiento de los bancos”, dijo.
Manifestó que la presión del FMI es “poner los ratones a cuidar el queso, por lo que llegamos a dos soluciones intermedias, entre ellas, que esta reforma tendrá vigencia hasta el 20 de enero de 2007, de manera que pueda cumplirse el período de las actuales autoridades”.
El tercer instrumento económico aprobado ayer fue la reforma a la Ley de Administración Financiera y del régimen presupuestario.