Política

PLC calcula distanciamiento


Hasta el momento no existe ninguna certeza de qué fuerzas políticas conformarán la nueva directiva, tomando en cuenta la cercanía del FSLN con el gobierno de Bolaños, quienes a finales de octubre pasado, lograron acuerdos que permitieron rescatar la gobernabilidad del país y cuyos alcances son desconocidos por el PLC, según Ramírez.
Considerando la aproximación Bolaños-Ortega, no se descartaría que la conformación de la Junta Directiva, pudiera ser negociada entre el FSLN y los diputados de las progubernamentales bancadas parlamentarias Azul y Blanco, Camino Cristiano, libero-conservadora.
Otro escenario sería una negociación entre el PLC y esas bancadas que respaldan a Bolaños, lo que podría dejar excluida a la bancada sandinista de la selección parlamentaria.
“Nosotros vamos a conversar con todas las fuerzas políticas representadas en la Asamblea, para ver con quiénes nos ponemos de acuerdo para conformar la Junta Directiva. La aspiración nuestra es que la Presidencia quede en manos de un miembro del PLC y luego estructurar la directiva que de alguna manera estén representadas las distintas fuerzas que hay en el Plenario. Hasta el momento, no se ha discutido quién será el candidato a la Presidencia del Parlamento”, comentó.
El parlamentario, sin embargo, ha descartado su posible nominación al alto cargo en el Legislativo.
De esta manera, Ramírez minimizó que los procesos electorales vayan a incidir en la disminución de la labor legislativa, dado que la mayoría de diputados son dirigentes partidarios y su tiempo lo estarían dedicando a realizar proselitismo político a favor de sus candidatos.