Política

Regionalizarán legislación en telecomunicaciones


Esteban Solís

Los parlamentos centroamericanos intentarán homologar sus respectivas legislaciones sobre telecomunicaciones de cara a mejorar estos servicios en términos de colectividad, competitividad, calidad y precios, según una de las resoluciones de un foro de esa naturaleza que se efectuó ayer en Managua.
El peso del evento recayó en las comisiones parlamentarias del área vinculada a temas de infraestructura. También participaron instituciones como Telcor, en calidad de ente regulador de las telecomunicaciones en Nicaragua, y empresas operadoras de telefonía fija y móvil como Enitel, Movistar y PCS.
El diputado Agustín Jarquín, de la bancada del FSLN, admitió que Nicaragua en materia de servicios básicos está un poco atrás, sin embargo “tenemos una ventaja porque como nuestra infraestructura es muy pobre, la posibilidad de recambio no conlleva costos de desechos y fácilmente estamos pasando del alambre de cobre a la fibra óptica”.
Nicaragua, según datos de la titular de Telcor, Martha Julia Lugo, cuenta con apenas 215 mil líneas fijas, cantidad que es superada holgadamente con la telefonía móvil o celular, que ya tiene un millón de abonados.
Lugo dice que la primera cifra representa solamente el 3 por ciento de la cobertura nacional, mientras que la celular abarca el 12 por ciento.
A pesar de esas limitaciones, destacaron que una de las empresas que más ha crecido es Enitel en cuanto a la expansión de líneas fijas y telefonía celular, así como Internet a alta velocidad a través del teléfono e inalámbrico.
“Además de las cabeceras departamentales y municipios, estamos llegando de manera interrumpida a tramos de carreteras de importancia económica y turística”, dice Tamara Montes, ejecutiva de esa empresa.
El legislador de El Salvador, Elizardo González, del partido Conciliación Nacional, dijo que su país es uno de los más avanzados en materia de telecomunicaciones, tras destacar que por cada 100 mil salvadoreños hay 60 mil teléfonos fijos.
González recordó que el consumidor requiere protección, de ahí la importancia de la supervisión de las tarifas tanto de las empresas que distribuyen energía eléctrica como las que prestan el servicio telefónico.