Política

Tensiones por Presupuesto 2006

* Poderes dispuestos a calcular partidas establecidas para CSJ, CNU y alcaldías, mientras jueces y magistrados anuncian que demandarán incremento salarial del 20%

Bajo el arbitraje de los diputados de la Comisión Económica del Parlamento, representantes de diversos sectores se trenzaron ayer en una cerrada lucha de argumentos con el ministro de Hacienda, Mario Arana, en un afán por retener o ganar una buena asignación del Presupuesto General de 2006, ahora convertido en un codiciado trofeo que todos quieren acaparar.
El ministro de Transporte, Ricardo Vega, representantes del Fondo de Inversión Social (FISE), Instituto de Desarrollo Rural (IDR) y magistrados de Apelaciones, comparecieron ante la comisión legislativa y ante el mismo Arana, para sensibilizarlos de la necesidad de aumentos en sus respectivas partidas presupuestarias.
Queja de CSJ y sectores
El presidente del Tribunal de Apelaciones de Managua, Humberto Solís, denunció que el Gobierno pretende reducirles del 4 al 3.25 por ciento su asignación del Presupuesto, y advirtió que respaldarán una huelga de los funcionarios judiciales si no se les concede el porcentaje estipulado por la Constitución.
Solís adelantó que los jueces y magistrados demandarán un 20 por ciento adicional para reajustes salariales.
Dijo que un magistrado de un tribunal de Apelaciones gana 35 mil córdobas mensuales, un secretario de actuaciones gana 20 mil y pico de córdobas, y una secretaria o asistente de un magistrado devengan 3.500 córdobas mensuales, y muchas de ellas hasta son abogadas.
Arana defendió el proyecto presupuestario a como fue presentado en la Asamblea Nacional y declaró que su gobierno no está en capacidad de otorgar aumentos presupuestarios a los sectores demandantes, que van desde los médicos, los gobiernos municipales y el Consejo Nacional de Universidades.
Pide consensuar cálculo
Comentó que solicitaron a la Asamblea Nacional y la Corte Suprema de Justicia (CSJ) para determinar un mecanismo que liquide el 6 por ciento a las universidades, un porcentaje similar a las municipalidades y el 4 por ciento para la CSJ, cifra que se volvió inmanejable debido a que en el proyecto del Presupuesto se incluyó el monto de la deuda interna y externa con la aplicación de la nueva Ley de Administración Financiera.
“Hemos pedido a la Asamblea Nacional y la CSJ que examinemos este tema y establezcamos una base de cálculos razonable, y estamos tratando de resolver eso simultáneamente para que cuando salga el Presupuesto hayamos encontrado algún esquema que nos permita cumplir con las asignaciones a cada sector”, destacó Arana.
Arana no supo explicar las razones del gobierno para insistir en que las transferencias municipales no se incrementen del seis al diez por ciento en 2007, cuando el presidente Enrique Bolaños habría abandonado el poder.
“Nosotros deberíamos estar tomando decisiones de Estado que tienen que ver con el desarrollo que vayan más allá de este gobierno, veremos si el próximo año hay un ambiente político para impulsar la reforma a los municipios y a lo mejor nos podemos ir a aprobar ese diez por ciento”, manifestó.
Arana reconoció la justeza de la demanda de los médicos por incrementos salariales, no obstante, desestimó que el gobierno pueda cedérselos, por lo cual, los galenos anunciaron el inicio de una huelga laboral.