Política

“Gestión en Nicaragua coronada por el éxito”

* Avala Ley Marco, y resalta esfuerzos del Gobierno, Asamblea Nacional y partidos políticos en la aprobación de esa norma “que facilita el fortalecimiento democrático” * Adelanta que seguirán observando el proceso electoral y la situación de Nicaragua en general

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, elogió hoy (ayer) los avances políticos en Nicaragua, pero señaló que el organismo regional continuará vigilando la situación política de ese país centroamericano.
En un discurso ante el Consejo Permanente, Insulza resaltó los esfuerzos del gobierno, Asamblea Nacional y grupos políticos nicaragüenses por aprobar una ley (Ley Marco) que facilite el fortalecimiento democrático y permita buscar una solución al conflicto político del país.
“El problema ha sido resuelto por los nicaragüenses, y eso es muy satisfactorio para la institución”, subrayó Insulza, quien adelantó que conforme al mandato del Consejo Permanente, la OEA seguirá observando el proceso electoral y la situación general en Nicaragua.
El Secretario General indicó que los acuerdos políticos y la aprobación de la Ley Marco “abren un camino en el cual es posible apostar ahora a un proceso pacífico con un gobierno estabilizado, hasta las elecciones del próximo año y con un proceso electoral que se abre bajo buenos auspicios”.
Caputo satisfecho
Insulza presentó al Consejo Permanente un informe del ex ministro de Relaciones Exteriores argentino Dante Caputo, quien viajó a Managua en junio, para continuar las conversaciones que él había iniciado a comienzos de ese mes. Caputo señaló ante el Consejo que su misión en Nicaragua había logrado los dos objetivos previstos: asegurar la gobernabilidad del país y restablecer el equilibrio de los poderes del Estado.
“La gestión a mi juicio ha sido finalmente coronada por el éxito”, agregó Insulza, una semana después de que el Parlamento nicaragüense aprobara la “Ley Marco para la estabilidad y Gobernabilidad del país”, que suspende hasta el 20 de enero de 2007 la aplicación de la reforma constitucional que entró en vigencia en febrero pasado.
“De no mediar hechos excepcionales, que pueden aparecer en la vida política de los países, podemos considerar que esos dos objetivos se han alcanzado”, dijo Caputo.