Política

“Era necesario tener una votación independiente”

La pretendida estabilidad, con la aprobación en el Parlamento de la Ley Marco, el pasado miércoles, deja al descubierto que la paz puede ser temporal. Una propuesta que procuraba cerrar las exclusiones en los comicios generales de 2006, incomodó por obvias razones a los diputados del Frente Sandinista (FSLN), partido que incluye en su estrategia electoral la inhibición del ex alcalde Herty Lewites. La alianza en los votos, con la naciente bancada Alianza Liberal Nicaragüense-Partido Conservador (ALN–PC), controlada por Eduardo Montealegre, revela una nueva situación política

Humberto Meza

Aunque María Eugenia Sequeira está acostumbrada a los foros políticos, ninguno de sus cinco hijos comparte esa calma. Una foto incómoda, a mediados del año, en la que demuestra su simpatía hacia el aspirante presidencial Eduardo Montealegre fue un lamento generalizado en su familia. “¡Ay mamá, qué fea es la política!”, le dijeron.
Pero ella no tiene la misma idea. Ha pasado, con una evidente comodidad, de concejal por el Partido Liberal Constitucionalista (PLC) en su natal León, a diputada departamental, pues fue candidata a alcaldesa por esa misma organización. Fue vicejefe de la bancada del PLC, hasta que se aproximó al disidente liberal.
Ahora es la jefa de la nueva facción parlamentaria que garantiza la “presencia” de Montealegre en el Parlamento. Justifica sus movimientos en el Parlamento como la respuesta natural a las constantes fallas del Legislativo.
Si una bancada legisla bajo la dirección de Arnoldo Alemán, la otra lo hace por Daniel Ortega, Secretario General del FSLN; y una tercera, por el presidente Enrique Bolaños. “Era necesario tener una votación independiente”, manifiesta, aunque su cuna haya sido la casa de campaña del mismo Montealegre.
“Para mí fue muy duro desprenderme de la bancada del PLC, pero era el momento más oportuno para hacerlo. Hablar de cinco votos, de esta nuestra bancada, significa que podemos ser un péndulo de decisiones, porque ninguna de las bancadas solas alcanza la mayoría”, justifica.
No es que seamos puros y sin manchas...
¿Por qué no hacer la mayoría con la bancada Azul y Blanco? ¿Cuál es el interés de desvincularlos a ustedes de la bancada Azul y Blanco, que es el bloque de resonancia al discurso oficial? ¿Quieren separar su discurso del de Bolaños?
Es que no queremos ser identificados con nadie. Si ya te fijaste, tomamos posturas firmes, que obedecen a contar con una bancada para legislar por el pueblo nicaragüense. No es que queramos tener malas relaciones, ni que seamos puros y sin mancha, sino que consideramos que debe haber un alto. No queremos que se siga legislando por Ortega, Alemán o el Ejecutivo.
Los temas que siguen en la agenda legislativa son el Presupuesto de la República para 2006 y elección de la próxima Junta Directiva. ¿Van a entrar en la negociación por un cargo en la directiva del próximo año?
No hemos pensado eso todavía, pero consideramos que la Junta Directiva debe tener una distribución equilibrada, y con la participación de todas las bancadas, pero ese no es un eje de discusión de nosotros.
¿Cuál es el eje entonces?, ¿qué agenda tienen?
Ya tenemos una iniciativa de Decreto Legislativo para lograr por cualquiera de las dos vías que permite la ley, ya sea por un tercio de los diputados o con 50 mil firmas (ciudadanas), que se apruebe un referendo sobre las reformas constitucionales adjunto a las elecciones de 2006.
Es lo que tenemos para comenzar. Ya estamos recogiendo las firmas, tenemos las de 13 diputados, pero queremos recoger las 50 mil firmas para poder presentar la iniciativa.
Tendencia a crecer
Con la salida de ustedes se restaron votos a la bancada del PLC. ¿Están negociando con algunos diputados que se pasen a las filas de su bancada? ¿Tienen algún acuerdo con David Castillo o Carlos Noguera?
Como no, hay varios que tienen el interés porque están cansados de luchar internamente por sus posiciones. Prefiero omitir quiénes son, pero hay varios que tienen interés.
Ahora, con respecto a David y Carlos, hay varios temas que se han conversado con ellos, tarde o temprano, no sólo ellos, sino otros más, van a integrarse a la bancada ALN-PC.
No lo estamos haciendo para desintegrar alguna bancada, sino que como legisladores podamos tener el derecho al ejercicio parlamentario en tranquilidad y actuando de la mejor manera.
¿Cuál es la estrategia de esta bancada con la votación del miércoles, en la que se aliaron al FSLN contra una moción que beneficiaría al mismo Eduardo Montealegre?
Vos sabés que Nicaragua se encontraba en una crisis que tenía hastiada a la gente por todo lo que pasaba. De repente se negoció una Ley Marco, que independientemente de donde haya salido, debíamos tomar la mejor opción. Para nosotros, la mejor opción era que la Ley Marco se aprobara como estaba (presentada).
Si se metía ruido, se podía llegar a suspender el plenario y perderíamos la oportunidad de salir de la crisis en ese momento. El PLC tenía tres mociones, entre ellas el referendo, pero si lo presentaban en la Ley Marco íbamos a desprotegerlo. Lo mejor es que la presentemos con el respaldo de las 50 mil firmas. Lo mismo pasaba con la propuesta de una Ley Marco en dos legislaturas.
Si presentábamos la moción de las inhibiciones podíamos echar a perder todo lo que se había negociado y, además, eso te demuestra que no estamos legislando por una persona. Eso te lo digo con toda sinceridad. ¡Si al igual que Herty, Eduardo corre el mismo riesgo!
¿Ese fue el argumento de Eduardo Montealegre al momento de la sesión?
Yo llamé a Eduardo y le dije que había una moción para bloquear las inhibiciones. Me contestó que si habíamos sido seleccionados para legislar libremente, no podíamos poner en riesgo la Ley Marco. Tardencilla, con esa moción, sólo estaba pensando en Herty.
Es cierto que Eduardo corre el riesgo, pero hay otras maneras. Inclusive, podemos hasta presentar un proyecto de reforma (a la Ley) Electoral, hay otras maneras. Él (Montealegre) es nuestro candidato, es verdad, pero no vamos a legislar para él, ni para Herty ni para nadie.
No legislar por individuos
Llama la atención la defensa de Enrique Quiñónez a la moción de Tardencilla. Usted conoce la dinámica de la bancada del PLC, ¿a qué lo atribuye?
No sé si ellos tenían intereses particulares, pero oí a diputados que me dijeron: “¡Después no te quejés cuando se inhiban a Eduardo!” Bueno, pues, ahí están los organismos internacionales y el pueblo que van a estar vigilándolos.
¿El equipo de Herty no les ha reclamado por el resultado de esa votación?
Más bien deberíamos estar molestos en ver que ahora sus diputados están haciendo leyes por él. Total que ahora tenemos al PLC legislando por Arnoldo (Alemán); al FSLN por (Daniel) Ortega: (Orlando) Tardencilla por Herty (Lewites), y la Azul y Blanco por el Gobierno.
¿Y ustedes por Eduardo?
Nuestra bancada es para legislar con total independencia. No estamos para legislar por Eduardo. Una moción así perjudicaría una ley que iba a hacer el bien, y si lo ves, no votamos pensando en Eduardo. No te digo que hasta los mismos liberales me hicieron esas amenazas, y lo dijeron presionándome.
El día que se aprobó la Ley Marco vimos a todo el Gabinete brindando con los mismos diputados que hablaban de echar preso a Bolaños ¿Qué significa eso? ¿Realmente las crisis son prefabricadas? Es la idea con la que se va a quedar la gente.
El Presidente invitó a todas las bancadas a un almuerzo. Nosotros asistimos por cortesía, claro que quisiera pensar que es el inicio de una nueva etapa. No es que vayamos a ver en todo paz, amor, besos y reconciliación.
Creo que debe empezar a haber cordura, buscar las mejores relaciones con los otros poderes, y hasta buscar una nueva imagen como lo hizo el FSLN, y como a última hora buscó hacerlo el PLC.
¿Esto quiere decir que todo se trata de tranquilizarnos para ir a las elecciones?
Esto es una alerta de que todos tenemos que portarnos bien. Ya vienen las elecciones. Así es.