Política

“Gobernantes se ubican sobre la ley”

* Personalización de los gobiernos de turno, principal problema del país, observa Alberto Saborío * “Desequilibrio institucional, jurídico y político afecta el desarrollo socioeconómico de la nación”, manifiesta Alejandro Serrano

Lester Juarez

La crisis política que afectó a Nicaragua durante diez meses, por la aprobación y ratificación de las reformas constitucionales, es una práctica recurrente en nuestra historia, que deja al descubierto el abandono de políticas sociales y económicas, así como la vulnerabilidad institucional, coincidieron los panelistas del Foro “Reformas al Sistema Político”, celebrado ayer en un hotel capitalino.
El analista político Alberto Saborío consideró que el principal problema en el sistema político nicaragüense es la personalización de los gobiernos de turno, cuyos gobernantes se ubican por encima de la Ley.
“La misma Ley Marco lo demuestra. El Presidente (Enrique Bolaños) acuerda con los caciques Daniel Ortega y Arnoldo Alemán, pasa por encima de la Constitución, y eso se vuelve una ley. Es decir, la voluntad de ellos se pone encima de la Constitución y la ley. Ésos son gobiernos personales, es lo que nos ha gobernado siempre, con efectos desastrosos, muy negativos para el desarrollo económico del país”, apuntó.
Dijo que la falta de un mecanismo legal en el sistema político-jurídico impide llevar “al banquillo de los acusados” a los funcionarios que violan la ley, y puso como ejemplo a Estados Unidos, que procesó a los ex presidentes Bill Clinton, acusado de mentirle a la nación al ocultar su relación íntima con Mónica Lewinski, y Richard Nixon, por el allanamiento de la sede de sus adversarios políticos, conocido como Watergate.
Propuestas de sociedad civil
Para el analista Alejandro Serrano, el desequilibrio institucional, jurídico y político, afecta el desarrollo socioeconómico de la nación, por lo cual urgió la creación de políticas de salud, educación, empleo y combate a la pobreza.
“Es necesario que haya una adecuada coherencia y conciliación entre el sistema político y el sistema económico y social. El otro eje es la necesidad de que exista una política social, como verdadera política del Estado nicaragüense, que haga honor a lo establecido en la Constitución en su artículo 130, que Nicaragua se constituye como Estado Social de Derecho”, apuntó.
Georgina Muñoz, enlace nacional de la Coordinadora Civil, manifestó la necesidad de que el anunciado Diálogo Nacional incorpore en su agenda el elemento político, económico y social. “Las políticas económicas deben incorporar programas y proyectos que ya se están desarrollando desde los territorios, y que son impulsados por ONG, que son viables política, económica y socialmente”, dijo.
“Desde la Coordinadora Civil, tenemos una propuesta de iniciativa de ley para legalizar la deuda interna, porque es ilegal. No está contemplado en ninguno de nuestros marcos jurídicos ni en nuestra Constitución, tengamos que pagar quiebra de bancos o Cenis. La condonación de la deuda tiene que invertirse en salud, educación, infraestructura y viviendas”, demandó.
En el foro participaron como expositores el doctor Danilo Aguirre, Director de EL NUEVO DIARIO; Ruth Selma Herrera, de la Red de Defensa al Consumidor; Antonio Jarquín, Róger Cerda y Martha Illescas.